Intempestivo paro municipal en Villa Gobernador Gálvez

Villa G. Gálvez. — "Sería bueno que se entienda que estoy hablando en tiempo pasado, porque la plata de los sueldos que adeudábamos a parte de los trabajadores ya se depositó ayer y hoy estará disponible".
Lo dijo a LaCapital el intendente de esta ciudad, Jorge Murabito, a raíz del paro general hasta el martes que decretó el Sindicato Municipal local, al no completarse el pago de sueldos correspondiente a parte del personal.

Ayer, Murabito reconoció a este diario que efectivamente no se había abonado en tiempo y forma parte de los sueldos a un sector del personal. "Pagamos el 80 por ciento de los salarios y el conflicto se desató a raíz de que no se alcanzó el total. Al mediodía depositamos el faltante, pero no pudimos cerrar la negociación.

El intendente señaló que le planteó al gremio que "mañana (por hoy), cuando tuvieran el recibo y la plata depositada, levantaran la medida, pero dijeron que igual iban a estar hasta el martes sin trabajar. Por eso mi posición fue no firmar ningún acta acuerdo. La plata se depositó y deben presentarse a trabajar a las 7. Si creen que deben seguir con el paro, plantearemos su ilegalidad ante la Secretaría de Trabajo", indicó.

Desde el sindicato. Por su parte, el secretario general del Sindicato de los municipales, Bernardino Díaz, expresó que continuar la medida hasta el martes ya no responde al reclamo del pago de sueldos, sino a que "el municipio adeuda al gremio tres meses de retenciones de cuota sindical, fondos en los que la Municipalidad oficia como agente de retención. Si esto —unos 120 mil pesos— no se abona en tiempo y forma, los sueldos están incompletos".

El gremialista recordó que la organización tiene "convenios con comercios que venden mercadería a los trabajadores y cuyo valor se les descuenta del sueldo. El municipio también es agente de retención de ese dinero que luego nos debe mandar para que les paguemos a los comerciantes. En eso hay una deuda de dos meses que representa 360 mil pesos. Si ellos se comprometían en un acta acuerdo a pagar esto entre martes y miércoles, nosotros nos levantábamos el paro, pero el intendente no quiso firmar esa acta acuerdo".

Según Murabito, "el pasado día 6, todos los empleados que cobran menos de 2 mil pesos recibieron su sueldo íntegro. A los que no se les llegó a pagar el sueldo completo fue a los trabajadores de las categorías más altas". Murabito indicó también que el acatamiento no fue total y que "se produjeron algunos actos intimidatorios como arrojar gas pimienta o sacar a gente del brazo, cosa que reflejé en la carta que le envié al sindicato, quienes a su vez dijeron que iban a repudiar esas acciones".

Problema viejo. El mandatario relativizó la protesta que se hizo frente al municipio y remarcó la presencia de simpatizantes del ex intendente Pedro González entre los manifestantes. Además, dijo que "los fondos para pagar los sueldos provienen de algunas empresas locales importantes que abonan las contribuciones y tasas en una fecha favorable para nuestro cronograma de pagos", y destacó que los problemas financieros del municipio "no nacieron este mes".

Díaz, por su parte, negó las intimidaciones e incidentes denunciadas por el intendente, y descartó cualquier tipo de relación del paro con cuestiones políticas. "Nosotros deberíamos haber sostenido esta actitud mucho antes, y todos estos paros y movilizaciones no las quisimos hacer para que no se confundieran con alguna actitud política. Las elecciones ya pasaron y a nosotros lo único que nos interesa es defender los intereses de los trabajadores", concluyó el gremialista.

Comentá la nota