"Hay que ser inteligente para cambiar junto al mundo"

"Hay que ser inteligente para cambiar junto al mundo"
Cristina encabezó un acto para apoyar a su marido y a Scioli en esa ciudad que, según las encuestas, les da la espalda. "Si hace un tiempo me hubiesen dicho que le iba a dar un crédito a GM, me habría parecido una tontería", dijo.
Mientras su marido, Néstor Kirchner, gira por el conurbano, la Presidenta de la Nación viajó a Bahía Blanca junto al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, para darles una mano en una ciudad que, según las encuestas, les da la espalda. Allí, Cristina Fernández firmó un acuerdo para que el Estado le entregue tierras a una corporación que llevará adelante un plan urbanístico y defendió con su discurso la capacidad de adaptación de su gestión a los "cambios del mundo" luego de la crisis financiera internacional.

En el Teatro Municipal de Bahía, acompañada además por el intendente local, Cristian Breitenstein, CFK hizo referencia al préstamo -solventado por la Anses- que otorgó a General Motors la semana pasada: "Si hace un tiempo me hubiesen dicho que iba a ser Presidenta y que, encima, le iba a dar un crédito a GM, me habría parecido una tontería. Primero porque no pensaba en darle un crédito a una multinacional extranjera, segundo porque nunca hubiera imaginado que podía quebrar", reflexionó.

Sin embargo, aclaró que "el mundo ha cambiado", por lo que "hay que tener aptitud e inteligencia para cambiar con ese mundo". "Hemos aprendido que los dogmas sólo sirven para los libros; se requiere apertura mental porque cada problema requiere de una solución diferente", agregó.

Fernández de Kirchner, además de participar del lanzamiento del plan urbanístico, presidió el acto de puesta en marcha del Plan de Seguridad Ciudadana, que consiste en la instalación de cámaras de seguridad y un control de monitoreo.

La Presidenta se refirió también a las políticas educacionales y anunció que "el año que viene, cuando lleguemos al Bicentenario, la Argentina habrá aportado el 6% PBI al sector educativo".

Según sus palabras, el modelo que comenzó con la asunción de Kirchner en mayo de 2003, se basa en "saber que no todos somos iguales, pero todos tenemos derecho a tener igualdad de oportunidades. Yo puedo elegir, yo fui y soy una argentina afortunada, no sólo por que me confirieron el más alto honor, que es el de ser primera mandataria, sino porque pude elegir mi vida, pude estudiar, acceder a la universidad".

Además, destacó la revalorización de los productos nacionales: "Hubo un país que clausuró las esperanzas y las ilusiones de millones de argentinos, que nos convenció de que todo lo que se construía en el país era malo y no servía. Si hubiesen hecho eso en Alemania o Suecia, los hubiesen deportado por traición a la patria".

Y luego, finalizó: "Todas estas ficciones y teorías tuvieron un costo que pagaron otras generaciones que no tuvieron que ver en esas elecciones, pero como son los sectores más vulnerables de la sociedad, los primeros que pierden el trabajo y, como si fuera poco, la sociedad que generó eso los convierte en sus enemigos"

Comentá la nota