Integrantes de Unión Chivilcoyana responden a "la sorpresa" de sus concejales.

Integrantes de "Unión Chivilcoyana" respondieron a las declaraciones de sus concejales, quienes se refirieron al descuerdo que existe en algunos referentes del partido respecto a la reunión que mantuvieron el lunes con ediles electos de la oposición.
Firmado por Susana Cauda, Carlos Ibarra, Leandro Mandarano, José Pernigotti y Carlos Romano, se expresa lo siguiente:

"Atento a las últimas declaraciones, que son de dominio público, vertidas por los concejales Ayarza Garré y Fernanda Pommarés, los abajo firmantes nos sentimos en la necesidad de aclarar:

1) "Que siempre se estuvo a favor del diálogo tanto con las fuerzas opositoras electas, así como con el oficialismo, por lo tanto manifestar lo contrario es faltar a la verdad y a la vez intentar un torpe desvío del eje de discusión que es de índole orgánica".

2) "Que en el marco de la autocrítica post-eleccionaria se planteó la necesidad de darle un mayor marco institucional a Unión Chivilcoyana, así como una apertura a la participación militante, ya que entendimos justo y necesario que todos los militantes y adherentes pudieran expresar sus ideas y proyectos, sin dejar estas decisiones solamente en manos de los concejales".

3) "Que tal necesidad se planteó con la única idea de darle un mayor marco democrático interno al espacio Unión Chivilcoyana, sin otras intenciones de ninguna índole ni naturaleza".

4) "Que nunca es, fue, ni será un intento de imponer ideas por la fuerza y sólo se trató de sugerencias y análisis de actuaciones propias del partido que sobrevinieron en una gran pérdida de caudal eleccionario. Manifestar lo contrario es tergiversar los hechos de manera flagrante y conlleva a pensar en aviesas segundas intenciones".

5) "Que creemos fervientemente que el crecimiento de un espacio político sólo se logra con la confrontación y contraposición de ideas, así como una innegable participación ciudadana, aunque estos hechos no siempre concuerden con las ideas personalistas que manifiestan los concejales abiertamente. Imponer lo contrario desde la posición de fuerza que supone un cargo legislativo rentado, es cuanto menos autoritario y se da ‘de narices’ contra todo principio democrático.-

6) "Que también cuestionamos la política de hechos consumados de los concejales, ya que es inexacto que informan y luego ejecutan, pues nunca comentan ni consultan sus pasos subsiguientes, encontrándose el resto de los interantes del partido con esos puntuales hechos ya ejecutados, dejándonos solamente a los demás integrantes del partido el rol de meros aprobadores de sus manejos".

7) "Que acudimos a los medios ya que nos es imposible tener comunicación directa con nuestros concejales, ya que o bien no asisten a las reuniones institucionales o van, como en el caso de Fernanda Pommarés, sólo como transmisora de los acontecimientos sucedidos en las reuniones a Juan María Ayarza Garré, usualmente tergiversando los hechos, tal como se desprende de sus últimas declaraciones".

"Culminada la argumentación fáctica, seguidamente deploramos las desafortunadas declaraciones de Ayarza Garré a los medios, ya que no somos alcahuetes, advenedizos, camarilleros, no nos mueve a interés el control del espacio político, ni mucho menos pretendemos los cargos rentados que ellos ostentan".

"En cuanto a las torpes declaraciones de Pommarés, cabría preguntarse quién es el pueblo para ella, ya que parecería ser, que de sus declaraciones se desprende que los militantes del partido no lo son, como así tampoco los ciudadanos que acompañaron desde siempre este proyecto político, porque "no tienen ningún cargo’. Asombroso en una concejala de la Democracia, haciendo gala de tamaña discriminación, clasicismo e intolerancia. En fin, como diría el Hidalgo Don Quijote de la Mancha: ‘Cosas vedere que non credere Sancho’".

"Concurriremos como siempre a las reuniones institucionales de Unión Chivilcoyana para ver si efectivamente Ayarza Garré y cía. explican el por qué de su actitud extemporánea y segregacionista con respecto a los militantes y sus actitudes personalistas, o si solo se trata de otra cortina de humo mediática para continuar con su manejo indiscriminado de un partido que cree pertenecerle, así como sus votantes y militantes, que desde hace mucho tiempo lo vienen acompañando en silencio, aunque los resultados de las últimas elecciones nos han hecho caer en la cuenta que todas las luces de alarma se han encendido en sentido contrario".

Comentá la nota