Integrantes de organizaciones sociales internacionales se reunieron con el grupo ECOS

En el día de ayer estuvieron en nuestra ciudad recorriendo diferentes lugares y brindaron una charla sobre un proyecto que se desarrollará en 2010 y que tiene como objetivo estudiar los impactos ambientales y sociales de los feedlots en Argentina, Uruguay y Brasil.
Gabriel Arisnabarreta manifestó que participaron de una reunión con la directora de Gestión Ambiental Incolla, el director de la Producción Trentino, concejales de ambos bloques y el secretario de Gobierno Wuiovich. Los integrantes de estas organizaciones brindaron su punto de vista sobre diversos temas, entre ellos los feedlots.

Carlos Vicente, de Acción por la biodiversidad, indicó que con el objetivo de convertir la agricultura y la ganadería en un gran negocio manejado por grandes corporaciones y donde los argentinos no deciden qué quieren producir y necesitan para alimentarse, se le ha quitado a la gente la posibilidad de producir alimentos. Asimismo aseguró que estas corporaciones convierten a nuestros territorios en grandes fábricas, que son un negocio para unos pocos, y un campo contaminado y sin gente.

Vicente expresó que el trabajo de ECOS y de ellos es luchar por la soberanía alimentaria, donde los gobiernos deben tomar decisiones serias. Los feedlots son una parte de este problema, indicó, y agregó que el modelo de la soja produce destrucción ambiental y el feedlot también tiene sus impactos. Se necesita que cambien las políticas gubernamentales, dijo, y expresó el hecho de que se subsidien las grandes corporaciones mientras los pequeños productores quedan desprotegidos.

Alberto Villareal, de REDES AT de Uruguay, sostuvo que el desarrollo que está teniendo el tema del feedlot se mira con preocupación, y expresó que en Uruguay la expansión de la soja es muy importante. Ante esto dijo que El Tejar y otra empresa concentran la mitad de la producción de soja en ese país. En cuanto a la utilización de agroquímicos explicó que hay restricciones y discusión sobre el tema porque se han detectado malformaciones genéticas en zonas donde se utilizan agrotóxicos. El avance de la soja ha significado la expulsión de muchos pequeños agricultores del campo, aseveró.

Por su parte, una de las integrantes de la organización Food and Water Watch (EEUU) dijo que este modelo de desarrollo de la producción nació en EEUU con el argumento de ofrecer alimentos baratos a la población, algo que se logró pero a costas de su salud, y agregó que en EEUU la obesidad es un problema de salud pública que afecta a los sectores más pobres del país.

Arisnabarreta informó que en Saladillo, en la zona del kilómetro 163, hay vecinos que no pueden utilizar el agua de su propia casa ya que la misma no es apta para el consumo a raíz de la contaminación con nitrato y nitrito.

Comentá la nota