El INTA busca tener mayor capacidad en territorio formoseño.

El vicepresidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el formoseño Amadeo Nicora destacó que en dos o tres años habrá una nueva estación experimental del organismo en Ingeniero Juárez. Esta se sumará a la estación existente en El Colorado y a las seis agencias de Extensión Rural diseminadas en todo el territorio provincial.
Como institución del estado que es, el INTA trata de "trabajar fuertemente en aquellos componentes a los que el sector privado no se dedica" explicó Nicora en Radio Uno Formosa. Por ejemplo, el INTA Castelar esta trabajando en floricultura en un proyecto para lograr "el rescate de la flora nativa para que se transforme en flora comercial que es algo que, si no lo hace el Estado, ninguna institución privada lo va a hacer".

También, agregó, trabajan mucho en biotecnología, pero no apuntando a sacar por caso plantas resistentes a plaguicidas, como haría una institución privada, sino en lograr animales o plantas resistentes a las plagas.

En ese sentido, indicó que junto a las provincias de la región "empezamos un proceso para logar un algodón resistente al picudo", en lo que es una investigación que demandará sus años pero que, una vez concluida, traerá aparejadas múltiples ventajas y será un producto propiedad del Estado nacional y los estados provinciales.

Destacó que en el INTA "la investigación está muy ligada a la demanda de los productores". Así, "hay investigadores están en la frontera del conocimiento" para atender lo que pueda ocurrir de acá a diez o veinte años, como en el INTA Castelar de Buenos Aires y otros "que están con el día a día" que son los que se encuentran en las estaciones experimentales como la de El Colorado.

Recursos humanos

Son 7.000 las personas que trabajan en la institución en todo el país. De ese total el 50% son profesionales y, a su vez, de esas 3.500 personas la mitad tiene algún nivel de postgrados, maestrías y doctorados.

Además, "tenemos casi mil profesionales adquiriendo conocimientos específicos en universidades nacionales y extranjeras, a los que el INTA les sigue pagando el sueldo, el costo de la maestría, y el profesional está obligado a trabajar cinco años para el estado como contraprestación", añadió Nicora.

El INTA tiene centros regionales en todo el país, que en algunos casos abarcan una provincia y en otros dos, como el caso de Formosa que conforma con Chaco el centro regional. Además cuenta con estaciones experimentales, que son lugares donde se realiza alguna investigación muy aplicada y la extensión que se realiza con agencias de extensión rural.

En Formosa

En Formosa el organismo tiene una estación experimental en El Colorado y seis agencias de extensión rural en Pirané, El Colorado, Formosa, General Güemes, Las Lomitas y Laguna Blanca.

Además, apuntó Nicora, "una de las preocupaciones que hemos tenido fue tratar de dotar a Formosa de una mayor capacidad del INTA en el territorio" porque "a medida que pasa el tiempo la producción agropecuaria está más ligada al conocimiento" y "con el corrimiento de la frontera agropecuaria, había que tener masa crítica de recursos humanos pensando y generando tecnología para esa zona y la única manera era hacer afincar gente en esa zona".

"El primer fruto de eso fue el Instituto para la Pequeña Agricultura Familiar de Naick Neck, que si bien tiene un trabajo para todo el Nea está centrado en Formosa y lo segundo fue la decisión de crear la estación experimental de Ingeniero Juárez" que estará concluida en dos o tres años y se construirá con un crédito que tomó el organismo con el BID, resaltó.

Comentá la nota