Insulza: "Hay que trabajar más para evitar golpes"

En Buenos Aires, habló sobre el papel de la OEA
El secretario de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, instó ayer a la institución que dirige a trabajar para prevenir de una manera más eficaz los golpes de Estado en América latina.

"El golpe en Honduras es, sin duda, un retroceso, una involución que nos pone ante la necesidad de determinar formas de dar mayor ejecutividad a nuestra Carta Democrática Interamericana para la prevención de este tipo de situaciones", dijo Insulza en una conferencia de prensa celebrada durante una breve visita a Buenos Aires.

El ex canciller chileno reconoció que el proceso para el retorno a Honduras del derrocado Manuel Zelaya está estancado. "Hoy estamos un poquito parados [...]. Sería mejor esperar a las próximas dos o tres semanas para hacer una evaluación", señaló.

Una misión de la OEA que viajó a Tegucigalpa a fines de agosto fracasó en su intento de convencer al gobierno de facto de que aceptara el Acuerdo de San José propuesto por el presidente costarricense Oscar Arias, mediador en el conflicto.

Insulza, que rechazó la convocatoria a elecciones para el 29 de noviembre, se mostró esperanzado en que el Acuerdo de San José, finalmente, fuera aceptado por las partes. Zelaya reiteró ayer que no tiene inconveniente en firmarlo.

Durante su estancia en Washington, el presidente depuesto mantuvo una apretada agenda diplomática. Además de reunirse con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, y con Insulza, Zelaya conversó también con el embajador de la Argentina, Héctor Timerman, sobre la situación en Honduras y las posibles salidas de la crisis institucional. El gobierno argentino ha sido uno de los más involucrados en el respaldo a Zelaya y la condena al gobierno de facto, con el que no mantiene relaciones diplomáticas.

Brasil exigirá visas

En coincidencia con la suspensión de la ayuda no humanitaria de Estados Unidos a Honduras, Brasil también anunció ayer nuevas sanciones y congeló el acuerdo de exención de visas que mantenía con el país centroamericano. El gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva exigirá visa a los hondureños que ingresen a Brasil a partir de mañana.

Brasilia comunicó el martes pasado su decisión a la canciller de Zelaya, Patricia Rodas, que agradeció el gesto por considerarlo "otra muestra del apoyo del gobierno brasileño a la restauración del orden democrático en Honduras".

Comentá la nota