Insulza se bajó de las presidenciales

Insulza se bajó de las presidenciales
José Miguel Insulza siguió el camino de Ricardo Lagos y abandonó la candidatura de cara a los comicios de diciembre en Chile. Su llamado a apoyar al demócrata cristiano no fue aceptado de inmediato en el Partido Socialista.
Desde Santiago

Si bien la noticia se filtró en la noche del domingo, muchos cercanos al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, sabían con antelación que ayer, apenas llegara al aeropuerto internacional de Santiago, la carta socialista para competir en las presidenciales de diciembre declinaría sus aspiraciones. Y así fue.

Tras una reflexión que calificó de “profunda y difícil”, Insulza siguió el camino de otro socialista de peso, el ex presidente Ricardo Lagos. Con ello, la principal figura oficialista para llegar a La Moneda es otro ex mandatario chileno, el demócrata cristiano Eduardo Frei Ruiz Tagle.

“He tomado una decisión trascendental. Mi presencia en el país el día de hoy (ayer) tienen por objeto solicitar a los partidos de la Concertación que mi nombre no sea considerado en la definición presidencial de 2009”, subrayó Insulza ante un enjambre de cámaras y grabadoras.

El panorama político a este lado de la Cordillera –con miras a La Moneda en 2010– quedó configurado de la siguiente manera: por la derecha, corre el multimillonario inversionista Sebastián Piñera, que hasta ahora mira desde arriba en las encuestas; mientras que por la Concertación oficialista Frei Ruiz Tagle, ya entró de lleno en la campaña, logrando aunar fuerzas y repuntar de a poco en los sondeos. Junto a él, José Antonio Gómez, senador y presidente del Partido Radical, sostuvo ayer que –luego de la salida de Insulza– continuará compitiendo por lograr elecciones primarias en las filas del oficialismo.

Esto aun cuando no figura en las mediciones más relevantes del país y a pesar de que el propio José Miguel Insulza estimó que la primaria generará diferencias en el oficialismo y retrasará la unidad en torno de una figura. En ese escenario, el “panzer”, como se conoce en Chile al secretario general de la OEA, confirmó ayer su “apoyo irrestricto” a Eduardo Frei y señaló que espera que “los partidos de la Concertación y sus dirigentes, deponiendo toda otra consideración, den una nueva muestra de unidad para proclamarlo y convertirlo en el nuevo presidente de Chile”. “Frei es hoy el candidato que reúne mayor consenso y adhesión para conducir al país al inicio de su tercer siglo de vida independiente y reúne las mejores calificaciones para asumir esa tarea.”

Y aunque hasta ayer eran contrincantes políticos, hoy Insulza no reparó en elogios. “Frei lideró a Chile en uno de los sexenios más fructíferos para su desarrollo y cuando la crisis externa golpeó al país, en 1999, demostró también sus firmeza y decisión para mitigar sus efectos, enfrentar los conflictos sociales y generar empleo para cientos de miles de chilenos... La Concertación requiere unidad, es mayoría en Chile, pero esa mayoría puede ser derrotada no por la derecha, sino por la falta de cohesión y las disputas internas. Ese riesgo es manifiesto en la situación política actual. Tenemos la obligación de ser consecuentes con esa realidad.”

En este escenario, el presidente de la Democracia Cristiana, el diputado Juan Carlos Latorre, advirtió que sólo el pleno consenso de los partidos de la Concertación puede hacer que se desestimen las primarias y permitir el completo respaldo a la candidatura de Eduardo Frei.

En la otra vereda, Sebastián Piñera señaló que la bajada del secretario general de la OEA era anticipable, que no cambia en nada el cuadro presidencial y que la Concertación es una coalición agotada. Ante esto destacó que “Ricardo Lagos, José Miguel Insulza y Eduardo Frei son todos más de lo mismo, son parte de una Concertación muy agotada y que no representa lo que el país necesita”.

Para redondear la jornada, el ministro vocero del gobierno de Michelle Bachelet, Francisco Vidal, aseguró que el Ejecutivo “ve con buenos ojos” que se avance en el objetivo de lograr un candidato único concertacionista. “El 5 de octubre del año pasado la presidenta (Michelle Bachelet) en el Estadio Nacional le pidió a la Concertación tres cosas: candidato único, programa único, lista parlamentaria única. No han pasado tres meses y en ese minuto los precandidatos eran cinco, y hoy día hay son dos, de tal manera que desde el punto de vista de gobierno, que nuestra sustentación es la Concertación, vemos con buenos ojos el que se vaya luego a cumplir el objetivo planteado por la gente concertacionista y por la presidenta”, manifestó Vidal.

Sin embargo, el llamado de Insulza para apoyar el candidato demócrata cristiano no fue recogido de inmediato en el Partido Socialista, pues el presidente de esa colectividad, Camilo Escalona, anunció que pese a la “bajada” del ex ministro chileno, realizará su convención presidencial el próximo 17 de enero, donde se resolverá si se apoya o no a Frei.

Comentá la nota