Insultos y agresiones por despidos en Centenario

Centenario > Los "despidos políticos", luego del voto no positivo al loteo Villa Ángela por parte del concejal Mario Acuña, resonaron ayer en el Concejo Deliberante, tras un escándalo plagado de insultos hacia algunos concejales.
El desorden ocurrió tras conocerse que ayer, el secretario de Obras y Servicios Públicos, Fernando Pieroni, hoy a cargo de la Intendencia, desvinculó a otros tres empleados que habrían ingresado a la comuna "por política" a través del edil Acuña.

El titular del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Centenario, y militantes del MPN atacaron al presidente del cuerpo, Oscar Nahuel, y lo responsabilizaron de los despidos a los tres empleados.

Le pidieron que tome una decisión urgente, "por sí o por no", aunque éste se desligó y les advirtió que era una decisión política exclusiva que debía tomar el intendente Javier Bertoldi, quien ayer no estaba en la localidad.

El reclamo se desvirtuó cuando los militantes del gremio agredieron a Nahuel con un tono más personal que político. Incluso, algunas frases llegaron al extremo de la difamación, referidas al origen racial y político del edil peronista.

"Cada concejal tiene el derecho de votar como se le cante el forro de las pelotas (sic), en eso no nos vamos a meter, pero no se la agarren con los compañeros", gritó Ponce en la cara a Nahuel.

En medio del monólogo, el sindicalista le disparó sin tapujos y frente a cámaras: "¡Nahuel, te cagás en tu origen!", en una clara alusión a su descendencia de pueblos originarios y a su pasado sindical en ATEN. Allí, el ambiente se distorsionó.

El concejal quedó estupefacto ante las palabras del gremialista, pero no atinó a responder. Luego de ello, continuaron las agresiones: "Te acordás cuando en la gestión de Luis Castillo (ex intendente de Centenario que renuncio por el escándalo en el manejo de subsidios junto con Héctor "Zapallito" Molina) me fuiste a tirar basura a mi casa y me trataste de chorro", le recriminó un empleado municipal, identificado con el emepenismo.

A esa altura, y a juzgar por el semblante, el concejal había soportado el límite de los insultos, y estalló: "Es evidente que hoy hay animosidad de venir a romper las pelotas (sic)", dijo, y se paró para retirarse de un recinto poblado.

Escenario

Nada espontáneo

El accionar directo de algunos militantes del sindicato municipal tiene más de estrategia que de impulso. Insultos, desgaste y chicanas forman parte de un escenario muy planificado, donde no hay espontaneidad.

Salvo por la descalificación que hizo Ponce a Nahuel en la frase "te cagás en tu origen", podría decirse que nada de lo que hace el gremio resulta novedoso. El reclamo se desvirtuó, pero el sindicato logró el "golpe de efecto", que terminará en un pronto acuerdo con Bertoldi.

A todo esto, hacia adentro, el sindicato atraviesa un proceso de constante cambio. Existen tres patas que sostienen la estructura y que se desequilibran por momentos. Una es la de Ponce, hoy apegado al peronismo, y por ósmosis a ciertas actitudes de la "gestión" Bertoldi". La otra es la de los militantes del MPN, que intentan arrinconar a la dirigencia, hasta ahora sin éxito. Y la última pata, es la del delegado de Saneamiento, Mario Nicolás. Para muchos, un joven "trabajador e intelectual" que sino fuera por sus desenfrenados impulsos, tendría más adhesión sindical. Está claro que el gremio es diverso, y los intereses políticos trascienden lo sindical.

Comentá la nota