El Instituto Malbrán confirmó cinco casos de gripe A en Pergamino

Las muestras analizadas se suman a las siete que se cuentan por nexo epidemiológico y a las tres analizadas por laboratorios privados, por lo que totalizan 15. Corresponden a pacientes que evolucionaron favorablemente. Aún no se tiene ratificación de diagnóstico o negativa de las pruebas enviadas de personas fallecidas con sospechas de haber padecido la enfermedad. Autoridades insisten en la necesidad del autocuidado.
El lunes en una conferencia de prensa ofrecida en el despacho de la Secretaría de Salud y Acción Social del Municipio, el doctor Carlos Lapetina, titular de esa cartera confirmó la recepción del último informe del Instituto Malbrán respecto de casos de gripe A en Pergamino.

Acompañado por la doctora Adriana Torriggino, directora de Epidemiología y Estadística del Municipio, el funcionario señaló que "hemos recibido el último informe del Instituto Malbrán sobre los casos confirmados de gripe H1N1" y precisó que "confirmados por ese laboratorio tenemos cinco casos, que se suman a los siete por nexo epidemiológico y a los tres privados, lo que totaliza quince diagnósticos".

"Estas muestras corresponden a pacientes que tuvieron una buena evolución, personas que padecieron la enfermedad y que fueron dadas de alta", indicó Lapetina, al tiempo que aclaró que "aún no contamos con resultados de las pruebas que remitimos de las personas que fallecieron con cuadros compatibles con los de la gripe A".

Con respecto a las muertes, el secretario de Salud confirmó que "tenemos cinco pacientes fallecidos con sospechas de haber tenido la enfermedad" y se mostró categórico al aseverar que "esto tiene que quedar muy claro, por el diagnóstico presuntivo que tuvieron gripe A, pero no contamos con los resultados que nos confirmen lo que nos señala el diagnóstico diferencial y estamos aguardando estas pruebas que deberán ser remitidas por el Instituto Malbrán, que es nuestro laboratorio de referencia".

Con esta impronta insistió en que "no hay por el momento resultados positivos de personas fallecidas y si los hubiera, como consideramos íntimamente que va a suceder, los primeros en esterarse vamos a ser nosotros y luego la comunidad a la que bajo ningún concepto vamos a ocultarle información".

"Nadie esconde nada, si hay casos confirmados los vamos a dar a conocer, esto tiene que quedar muy claro porque no es nuestra intención ocultar información, al contrario, queremos transparentar la información porque esto le sirve a la gente y además evita comentarios que dañan, principalmente a la gente que tiene familiares fallecidos", planteó el funcionario.

Muestras enviadas

Consultada respecto de la cantidad de muestras que fueron remitidas desde Pergamino al Instituto para la confirmación de diagnóstico, la doctora Adriana Torriggino diferenció que "casos sospechosos tenemos alrededor de 250, pero muestras enviadas aproximadamente 50" y explicó que "esto es así porque al principio realizábamos el isopado en todos los pacientes con cuadros sospechosos, pero luego y siguiendo las directivas del Malbrán, sólo las realizamos sobre los pacientes internados en estado grave y a los fallecidos".

En esta línea, Lapetina agregó que "hubo dos fases, una de contención y otra de mitigación; en la primera mandábamos las muestras para hacer el estudio epidemiológico y ver a quién teníamos que proteger, a los contactos más cercanos de esa persona; pero en la segunda fase eso ya no resulta necesario, por lo cual sólo se analizan las muestras de los pacientes graves y los fallecidos".

"Por eso la cantidad de casos sospechosos no coincide con la cantidad de muestras reportadas para su análisis", explicó Torriggino.

Menos consultas

Evaluando el cuadro de situación en el plano local, las autoridades sanitarias confirmaron que se mantiene la tendencia a la baja en las consultas por patologías respiratorias. "Las consultas han bajado un 80 ó 90 por ciento, tanto en el sector público como privado", confirmó Lapetina, quien señaló que "además han disminuido los casos y se advierte una menor gravedad de los cuadros, no hemos tenido ingresos en respirador, por ejemplo".

Respondiendo a las razones que motivan el comportamiento dispar de la enfermedad, la doctora Adriana Torriggino planteó que "no sabemos por qué se da" y aclaró que "a nivel mundial se están investigando las muertes".

"Los mexicanos y los estadounidenses vienen analizando que la obesidad es un factor de riesgo muy importante para gripe A, pero ellos tienen la confirmación de los casos que han estudiado; nosotros no podemos todavía presentar un informe con relación de Pergamino porque no tenemos la confirmación o negativa de los casos fallecidos".

"Por lo que está publicado al 10 de julio en el reporte semanal de morbimortalidad de Estados Unidos el análisis que se realiza es que los pacientes con factores de riesgo como la obesidad, la diabetes, el embarazo, y otras comorbilidades como enfermedades crónicas son las que han tenido peor resultado".

"En el plano local, esta evaluación la vamos a poder realizar, estudiar o profundizar cuando tengamos los resultados del Malbrán respecto de los pacientes fallecidos", indicó la funcionaria que aprovechó para remarcar que "desde la Región Sanitaria IV se ha remitido una comunicación al Instituto para requerir el envío de resultados sobre esas pruebas de diagnóstico".

"Lo que sucede es que el Instituto Malbrán está procesando en línea y debe seguir un protocolo específico", explicó Torriggino, señalando que la mayor parte de las muestras fueron remitidas entre el 27 de junio y el 6 de julio".

Al respecto, Lapetina consideró que "El Malbrán hace lo que puede, y se ha hecho un cuello de botella por la naturaleza de la demanda".

En orden a los indicadores que estudia la comunidad científica respecto de la enfermedad y su comportamiento en cada una de las personas afectadas, la doctora Torriggino comentó que "una de las cosas que se ve es una destrucción muscular generalizada que provoca insuficiencia renal aguda, esa es una de las complicaciones asociadas a la patología respiratoria" y señaló que "como complicación se observa también la sobreinfección bacteriana, que determina la insuficiencia respiratoria y motiva que el paciente termine en respirador".

"En general esas son las dos complicaciones más severas, junto a los trastornos de coagulación por la presencia de trombos en algunas arterias", comentó la directora de Epidemiología, aunque aclaró que "esto está todo en estudio, no podemos prever, sólo tenemos aproximaciones y para poder estudiar acabadamente las muertes locales, deberemos contar con la confirmación o negativa de diagnóstico".

Cuidarse

Por último y atendiendo a que la información respecto de un descenso en el número de consultas puede operar como disparador en la sociedad para relajar las medidas de cuidado, los funcionarios coincidieron en señalar que "no es momento de bajar la guardia".

"La gente debe continuar con las medidas de autocuidado", consideró Adriana Torriggino refiriendo que "uno tiene que tomarse catorce días porque son dos períodos de incubación, tenemos que esperar y ver cómo evoluciona esta semana, pero no podemos prever ni descartar que pueda producirse un rebrote".

En el mismo sentido y con una apelación directa a la ciudadanía, Carlos Lapetina comparó la lucha contra la Influenza H1N1 como una guerra y planteó que "para dar batalla nuestra estrategia debe sustentarse en tres pilares: el autoaislamiento, el distanciamiento social y las medias higiénicas".

"Esas son las tres armas con las que contamos para seguir en la lucha y no hay que bajar los brazos", insistió el funcionario, al tiempo que recordó que "si bien esperamos que los casos disminuyan con la llegada del calor, hay que tener en cuenta que en España e Inglaterra hay casos de gripe A con fallecimientos en pleno verano".

"El virus se va a quedar hasta la próxima mutación, no sabemos cuánto tiempo, pero lo que sí sé es que no podemos bajar los brazos, debemos cuidarnos y si logramos hacerlo con estrategias muy simples, ya tenemos ganado el cielo", concluyó.

Medidas que previenen el contagio

Si bien el descenso en el número de consultas tranquiliza al sistema sanitario, la confirmación del amesetamiento tiene como correlato principal que se relajen las medidas de autocuidado que es necesario mantener para evitar el contagio. El virus de la gripe A está en la comunidad y esa realidad no ha cambiado. Frente a ello, la principal estrategia desde el punto de vista sanitario pasa por respetar pautas de autoaislamiento, higiene y distanciamiento social. Algo que parecemos olvidar frente a la primera noticia que señala que las consultas disminuyen.

En este marco, resulta crucial permanecer atento y mantener hábitos de cuidado que aseguran evitar el contagio y la propagación del virus.

Por estos días es necesario:

Lavarse las manos con frecuencia y hacerlo con agua y jabón, con alcohol en gel o con alcohol líquido reducido en agua.

Limpiar las superficies con agua lavandina.

Evitar la exposición a contaminantes ambientales y no fumar en lugares cerrados y cerca de niños, ancianos y personas enfermas.

Evitar lugares de alta concentración poblacional cines, teatros, bares y colectivos.

Cubrir nariz y boca con pañuelos desechables al toser o estornudar y lavarse las manos para proteger a las demás personas. También deben mantenerse los ojos fuera del contacto con las secreciones respiratorias de potenciales enfermos (tos o estornudos).

Tirar el pañuelo desechable en una bolsa de plástico y estornudar sobre el ángulo interno del codo.

Mantener pautas de distanciamiento social, no saludar de forma directa, evitar besos y contacto de manos con otras personas.

No compartir utensillos como vasos y cubiertos.

Autoaislarse y consultar en forma precoz al médico ante la aparición repentina de fiebre, superior a 38 grados o síntomas compatibles con las de un cuadro gripal.

Comentá la nota