Instituciones y políticas estables separaron a Brasil de la Argentina

Treinta años atrás el PBI de los dos países era igual en dólares. Hoy el del socio mayor del Mercosur es 4,3 veces superior. La brecha también se ve en comercio exterior y en reservas de los bancos centrales
Los dos países más grandes del bloque comercial regional no sólo muestran en la actualidad una enorme brecha en las tasas de riesgo país -291 en el caso de Brasil y 1.106 en el de la Argentina-, la cual parece casi simétrica con las comparaciones del tamaño de sus poblaciones, sino también en los diferentes indicadores macroeconómicos, como PBI en dólares, total y por habitante, monto de exportaciones y nivel de reservas, por mencionar los más relevantes.

Con estos datos como punto de partida, Infobae.com analizó una serie del Centro de Economía Internacional, dependiente de la Cancillería, con datos oficiales y del FMI, y encontró que casualmente 30 años atrás ambas naciones coincidieron en contabilizar un Producto Bruto Interno (PBI) en valores corrientes de u$s143.300 millones. En términos per cápita, por el contrario, se verificaba un nivel de u$s5.204 para la Argentina y de 1.208 para Brasil.

Pero en la actualidad, curiosamente, se observa el fenómeno opuesto: se llega a una virtual igualdad en la generación de riqueza por habitante, con una relación de u$s8.200, la cual surgió de la aceleración del crecimiento nominal global en el vecino país a 1,6 billones de dólares, equivalente a 4,3 veces el del socio menor, como puede apreciarse en la infografía I.

Los expertos atribuyen semejante contraste a factores institucionales y a diferencias de políticas económicas y diplomáticas que siguieron los dos países.

Las explicaciones de los especialistas

"Hay un tema institucional que tiene mucha incidencia, con crisis más recurrentes y más virulentas en la Argentina, lo que hace que ocurran subas y bajas muy pronunciadas, mientras que en Brail el ciclo es más atenuado, que hace que pueda delinear un sendero más estable", dijo Mauricio Claverí, economista de la consultora abeceb.com.

"Pero detrás de eso hay una política productiva e industrial definida que contrasta con las marchas y contramarchas que ha tenido la Argentina, donde se pasa de épocas más a favor del agro a otras en la que existe un claro sesgo industrialista, que a su vez se han visto trastocados con crisis muy fuertes que hace que en términos netos se vuelva al mismo nivel", agregó Claverí.

En esa línea coincidió el economista jefe del Banco Ciudad Luciano Laspina: "La comparación es clara por similitudes y diferencias, como la estrategia comercial menos oscilante que le ha permitido a Brasil mantener un mejor equilibrio entre protección industrial y relación con el mundo".

Pero también, gravitaron a favor del vecino país tanto la continuidad de los lineamientos básicos en materia económica y comercial, como la menor intensidad de los desequilibrios macroeconómicos que ocurrieron en los '80, los cuales se reflejaron en una menor distorsión en el valor de las monedas y en la ausencia de la hiperinflación.

Ambos economistas coincidieron en destacar el activo rol del Banco de Desarrollo (BNDS) y una estrategia constante en materia de políticas de desarrollo, la cual se manifestó en tasas más estables de crecimiento en el tiempo.

Sin embargo, Laspina acotó una diferencia sustancial: "Junto al BNDS, que significó años de esfuerzos y de ingeniería para financiar el desarrollo de las empresas, se agregó también el impulso al mercado de capitales como fuente genuina de financiamiento".

Algo de ayuda del tipo de cambio

El economista de la Universidad del CEMA, Jorge Ávila, por el contrario alertó que "hay dos cosas que saltan a la vista. Una es que el PBI de Brasil está muy inflado. Porque el real está artificialmente revaluado. No ha habido un boom económico que permita explicar la brecha que se abrió en los valores del PBI en dólares corriente con el de la Argentina, porque si bien en este último caso cayó fuerte después de la salida de la convertibilidad, luego se estancó, y vinieron varios años de singular recuperación. Hay un problema de tipo de cambio, si era 2,5 a 1 puede ser de 3 a 1, pero no más. El segundo, es que la Argentina en los últimos 30 años, salvo un par de semanas, nunca pudo tener una tasa de Riesgo País menor a 600 puntos básicos, en contraste con Brasil, que se ubica por debajo de 300 pb, fenómeno que indujo a una baja inversión real y consecuentemente explica el estancamiento del ingreso por habitante".

Además, observó Ávila, un punto clave a favor del desempeño del socio mayor del Mercosur fue la inexistencia en dicho período de corridas bancarias, las cuales son una de las responsables de la alta volatilidad financiera y consecuentemente del comportamiento de los indicadores económicos.

En ese aspecto, los datos del Centro de Economía Internacional permitieron detectar que Brasil no sólo se distanció de la Argentina en lo referente al valor del PBI total y por habitante, sino también en lo que respecta a la evolución de las exportaciones y su participación en el total del mundo y más aún en cuanto al crecimiento de las reservas de divisas en sus respectivos bancos centrales.

Comentá la nota