Las instituciones analizan la situación presupuestaria para lo que queda del año

El Ejecutivo, el Concejo Deliberante y el Tribunal de Cuentas Municipal, comenzaron a analizar en conjunto la proyección financiera para el segundo semestre. Reconocieron que la realidad es muy compleja, ya que la caída en los ingresos repercute en cada institución.
Buscan respetar las restricciones establecidas en la Carta Orgánica, y del mismo modo que el Municipio se haga de los fondos que adeuda la provincia.

El Ejecutivo municipal, junto al Concejo Deliberante y el Tribunal de Cuentas de la ciudad, iniciaron un nuevo análisis de la situación financiera, su estado presupuestario de cara al segundo semestre del año que se torna complicado ante el no ingreso de fondos coparticipables en tiempo y forma, y la falta de una previsión respecto al pago de la deuda reclamada al Gobierno provincial; sumado a esto el aumento en la masa salarial por asignaciones familiares y la recomposición no remunerativa que se otorgó en el Departamento Ejecutivo y el Concejo.

Por eso el secretario de Finanzas, Paulino Rossi, recibió en su despacho al presidente del Concejo Deliberante, concejal Juan Felipe Rodríguez, y al vocal del Tribunal de Cuentas, contador José Labroca.

En el encuentro se admitió que la situación «ha impactado muy fuerte en los distintos presupuestos y lo que estamos viendo es cómo se analiza, porque hay restricciones legales dentro de la Carta Orgánica que queremos mantenerlas y ver de qué manera cerramos el año tranquilos», expuso Rossi.

«Hay dos restricciones en el estatuto de la ciudad que son muy claras: una es que no se debe superar el 50% de gasto en personal, que ahora estamos excedidos y tenemos que generar un plan de acción para ver de qué manera se vuelve a la normalidad con este equilibrio en las cuentas públicas; y además el 8% del Concejo Deliberante, Juzgado Municipal de Faltas y el Tribunal de Cuentas Municipal, que no deben exceder el total del gasto», explicó el Secretario.

«Siempre ha sido nuestra premisa no esconder la cabeza en esta crisis que tenemos, sino reconocer que la realidad es difícil, es dura; pero tomando las medidas del caso para que la situación sea lo menos traumática posible», subrayó.

Con las proyecciones más definidas se avanzó en el estudio de las acreencias que tiene el Municipio sobre la provincia, «porque además de los devengados que tenemos sobre los gastos y los ingresos, tendremos que analizar la parte financiera porque todos estamos en una situación muy complicada», confió el Contador.

En este sentido recordó que, «como Ejecutivo, al no recibir fondos, tampoco podemos enviarlos a los demás poderes y la situación financiera golpea en la normal administración de todas las instituciones del Estado municipal».

El primer problema que se presenta para la administración es el venidero aguinaldo. Estamos a 12 de junio y el goteo todavía no se implementó; no hemos recibido absolutamente nada este mes y tenemos acreencias todavía del mes de mayo, con lo cual el aguinaldo hoy en día, es un signo de interrogación inmenso», graficó.

Recordó, en este aspecto, que el Ejecutivo municipal ha enviado intimaciones al Gobierno provincial para que cumpla con la obligación del envío de las remesas «y si hay que iniciar los juicios contenciosos administrativos, se iniciarán. Lo que ocurre es que, lamentablemente, muchas veces los tiempos de la justicia no siempre van de la mano con los compromisos que uno tiene que afrontar. Pero la idea es estar informados y ver de qué manera tomamos planes de acción en conjunto porque la situación es compleja para todos».

El TCM más complicado

«Los últimos conflictos sindicales tuvieron como consecuencia el reconocimiento de una deuda y una mayor asignación familiar, además de un concepto no remunerativo que se está dando a los empleados del Departamento Ejecutivo e invitamos a adherir a los demás poderes», recordó Rossi.

Y en esta situación reparó que «más complicado de los poderes es el Tribunal de Cuentas Municipal que recién empieza y que tenía las partidas muy comprometidas, por lo cual no pudo adherir a estos 300 pesos no remunerativos y tiene problemas también con el pago de esta deuda generada en concepto de asignaciones familiares».

Añadió, en este sentido, que «estamos analizando con los demás poderes ver de qué manera descomprimimos la situación a fin que sea pareja para todos los empleados del Municipio; así que estamos analizando los números bien fino con objeto de ver si podemos ayudar a descomprimir esta situación», concluyó.

Comentá la nota