Instan a no poner trabas a proyectos generadores de fuentes laborales

Una UTE pretende erigir un emprendimiento por irrigación en el interior. Ambientalistas se oponen y se trabó su aprobación en dependencias del Ministerio de Producción. Un ingeniero del medio describe el estado de situación de la idea y en lo posible exige se avance, que implicará fuentes genuinas de trabajo.
El viernes 20 noviembre, por la tarde, en la sede del Consejo Profesional de la arquitectura, Ingeniería y agrimensura de Corrientes, fue presentado, ante un auditorio conformado por distintos sectores de la provincia, el "Proyecto Productivo Ayuí Grande".

El emprendimiento consiste en la construcción de una presa, con suelos seleccionados, debidamente protegidos, que embalsará las aguas del arroyo Ayuì Grande. La represa, con un espejo de 8.000 hectáreas, permitirá el regadío de otras 18.000, siendo el arroz el cultivo de preferencia (80%), conforme la aptitud del terreno.

La particularidad del proyecto es que asocia a productores y propietarios, de unas cien mil hectáreas, ubicadas en el departamento de Mercedes, en una UTE (Unión transitoria de Empresas) cuyo propósito es el desarrollo de un ambicioso proyecto productivo que no se agota simplemente en el acopio de agua para riego.

Los números son relevantes: 240 millones de pesos en inversiones directas, 20% de aumento de la producción arrocera correntina, posibilidad de un 50% de aumento en la de otros granos (maíz, sorgo, trigo), generación de un circulante de 51 millones de pesos, de los cuales 26 quedarán en Mercedes, 400 puestos de trabajo directos y 1200 indirectos. Importante impacto sobre los esquemas de producción en la provincia, basados siempre en el corto plazo.

Esto debido a factores como: la falta de vocación asociativa, tanto de grandes y pequeños productores y la ausencia total del Estado en la promoción y regenteo de las fuerzas y recursos, que tiene la geografía provincial para la producción. El proyecto fue propuesto por especialistas que integraron un equipo, con gran participación de profesionales correntinos.

El emprendimiento rendirá, uno más de sus tantos exámenes, el 4 de diciembre próximo en la ciudad de Mercedes. En audiencia pública deberá sortear un trámite que la legislación vigente impone a este tipo de iniciativas, por el uso del suelo y las aguas que, obviamente, serán utilizados con el proyecto en marcha.

La valoración del impacto ambiental es la cuestión clave para concluir con los requisitos que indican las normas vigentes y así autorizarse la construcción del embalse. Los responsables del proyecto no dejan de manifestar su inquietud ante la posibilidad de una obstrucción devenida de una mala aplicación del concepto: defensa del medio ambiente.

En la exposición uno de los conceptos más rescatables fue la aclaración del Ingeniero Raúl Fontán quien resaltó "no debe confundirse impacto del medio natural con impacto del medio ambiente, el cual debe incluir las acciones del hombre en procura de sus alimentos".

El proyecto lleva 8 años de trámite ante los organismos provinciales. Lo lamentable de todo es que una provincia como Corrientes no puede darse el lujo de no generar emprendimientos de este tipo y así poder convocar a la Empresa privada obviando las tediosas tramitaciones que demuelen cualquier iniciativa.

El horizonte provincial cambiará, en el aspecto del bienestar general, cuando la administración de gobierno se comprometa firmemente a generar puestos de trabajo genuino, como lo son aquellos que elaboran o fabrican bienes de cambio.

Comentá la nota