Instan a no politizar hechos sociales

Se le manifestó que se debe respetar la tierra de toda comunidad aborigen
El Organismo de la Constitución Provincial , frente a la postura adoptada por la Comunidad Aborigen de la Primavera y fundamentalmente en lo que respecta a quien se dice su representante, el Sr. Félix Díaz , se le aclaró que no existe, ni existió en el ámbito de la Defensoría del Pueblo "imposición alguna", como él dice para realizar diferentes acciones a favor de las comunidades aborígenes en resguardo y para preservar el respeto a sus derechos humanos fundamentales.

Por otro lado se le manifestó que se debe respetar la tierra de toda comunidad aborigen, la cual en este caso posee más de cinco mil (5.000) hectáreas aproximadamente. Pero no debe distorsionarse los hechos en los medios afirmando que esos sitios son "territorios tradicionales" puesto que ello dista de ser verdad.

Esta área se afirmo, concreta en los hechos y en base al derecho, lo que corresponde según las normativas vigentes; por ello el señor Félix Díaz ha sido recibido en la Defensoría del Pueblo todas las veces que nos visito y también fueron respondidos todos sus requerimiento; por lo cual, cuando manifiesta que "no sabe adónde ir a denunciar", le pedimos y le recordamos que las puertas de la Defensoría del Pueblo prosiguen abiertas para su persona, para su Comunidad de la Primavera y para cualquier familia indígena que tenga algún inconveniente en la Provincia.

Siempre sin pretender confundir los hechos sociales con cuestiones sectoriales o políticas pues es allí donde perdemos todos y esta no es ni será nunca la política institucional de la Defensoría del Pueblo.

Coincidimos plenamente con el Sr. Félix Díaz y con todos los originarios de la Primavera, en que se deben respetar irrestrictamente sus derechos, así como también se deben venerar los recursos naturales y lagunas que sirven de subsistencia a los mismos, y también respetar los derechos de los criollos y de terceros, dejando actuar a la justicia, puesto que es fundamental que respetemos la división de poderes y siempre si no estamos de acuerdo con un criterio jurídico, tendremos otra instancia a la cual acudir.

Recordó que "conforme consta en las actuaciones que prosigue la Defensoría del Pueblo, la existencia de un acta suscripta por el doctor Santos Gabriel Garzón, Juez de Instrucción y Correccional Nº 2 de Clorinda, por el señor Esteban Ramírez, Presidente del I.C.A, por el señor Alejandro Dimitroff, por el agrimensor Carlos Arato, la Dra. Rosana Silva - Asesora Legal del Equipo Nacional de Pastoral Aborigen- y por el señor Díaz y otros, en la que consta la exhibición de los "planos de mensura" que corresponden al título de propiedad de los terrenos en cuestión, y en donde el mismos señor Díaz, toma conocimiento que las tierras que pretendían apoderase no le corresponden a la Colonia Aborigen de la Primavera y reconoce la propiedad de la misma en la familia del ciudadano Pedro Luis Celías, y en el mismo acto desiste de todas las acciones de hecho que estaban llevando adelante".

En lo que respecta al tema de agua, salud y caminos, sostuvo que "esta Defensoría del Pueblo realizará las gestiones pertinentes para relevar los temas antes citados y pidió al señor Felix Diaz que hiciera la denuncia y/o presentación correspondiente, como ya lo ha realizado en otras oportunidades, por otros temas.

También se hizo conocer al miembro de la comunidad, que desde el organismo constitucional se " ha reiterado al ICA que remita un informe pormenorizado sobre la situación actual de la mensura y ubicación de los mojones que delimitan las hectáreas de propiedad comunitaria de los aborígenes de la Colonia la Primavera, ubicada en el departamento Pilcomayo de nuestra provincia".

Por último se le menciono, que la Defensoría también trabaja a diario para que se respete la Ley y que su Comunidad la cual posee unas 5.000 hectáreas aproximadamente, como cualquier otra Comunidad desde hace mucho tiempo, desde la época de un Decreto del general Juan Domingo Perón , tienen su tierra y pueden disponer y usufructuar de las mismas de la manera que ellos lo crean conveniente. Así es que son los propios originarios los que alquilan los campos a los criollos, no pueden venderla y todo lo demás, siempre se decide en comunidad y a través de sus delegados y caciques dentro de su estructura social o de poder".

Comentá la nota