Instan a cuidar al consumidor uruguayense

Según el decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UCU, Marcelo Granillo, frente a la crisis nacional e internacional, el consumidor se encuentra en estado de indefensión. ¿Qué hacer y qué no con nuestros ahorros?
Los efectos de la crisis financiera internacional pueden llegar a los bolsillos de los consumidores uruguayenses en pocos días. Al respecto, LA CALLE conversó con el contador Marcelo Granillo, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UCU, quien lamentó que "el Gobierno haya dejado pasar un tiempo precioso negando la crisis y diciendo que (Argentina) era como una isla y que nada la podía afectar. Las autoridades nacionales han tenido (en este último tramo) que reconocer que la globalización es eso y que impacta en todos lados".

En este sentido, consideró que "la crisis afectará al país en cuanto a la baja de recursos internacionales por la caía de las exportaciones y la disminución de la actividad económica. Esto se traduce en menos puestos de trabajo. Habrá que esperar que ese estancamiento no produzca despidos, si bien es sabido que seguramente (las empresas) acudirán a medidas tales como suspensiones, entre otras".

El impacto

En relación a cómo la crisis repercute en el ciudadano y en el trabajador, Granillo consideró que, "si reducen las horas de empleo, es posible que haya una disminución de sus ingresos y (el empleado) tenga una menor capacidad. Este es un efecto multiplicador negativo porque si todos tenemos menos capacidad de compra, las empresas venderán menos y entrarán en un proceso de achicamiento y se verán obligadas a despedir al personal. Por eso, insisto, que la alternativa la tiene el Gobierno para alentar a que las fábricas puedan tener un nivel aceptable de actividad económica y de conservación del personal a su cargo".

En Concepción

En relación a la situación específica de la ciudad de Concepción del Uruguay, el contador expresó que el ciudadano uruguayense está hoy en una situación de indefensión. "En estas crisis los más perjudicados son los pequeños productores y las pequeñas empresas y, sin lugar a dudas, los trabajadores con un ingreso fijo. Eso fue y seguirá siendo así. Así como en alguna ocasión el Gobierno protegió, vía subsidios y franquicias, a empresas cuasi monopólicas, hoy es el momento de proteger al consumidor, quien sufrirá el impacto de la crisis", dijo. En cuanto a recomendaciones, el decano remarcó que el ciudadano es poco lo que puede hacer. Entre otras cosas, protegerse frente a un proceso de devaluación que pueda acontecer y, si tiene algunos ahorros, intentar colocarlos de una forma más segura o destinarlos a la compra de bienes".

Comentá la nota