Instalarían una planta de biogás en Winifreda

En un emprendimiento local hay 800 porcinos, que generan excrementos en demasía y hedores que invaden el casco urbano. La iniciativa apunta a convertir los desechos de los animales en una fuente energética.
Los vecinos winifredenses vienen reclamando a las autoridades municipales una solución a los fétidos olores que emanan de un criadero intensivo de cerdos, que diariamente genera una gran cantidad de excrementos. Ese emprendimiento se encuentra en una quinta de 17 hectáreas, ubicada a 300 metros del casco urbano, detrás de las vías del ferrocarril. Su propietario, Valentín Maier, es consciente de las quejas que recibe su establecimiento, por eso pretende erradicar definitivamente esos malos olores construyendo una planta productora de biogás.

La intendenta, Berta Herlein, invitó hace unos días a su despacho a Maier y al ingeniero agrónomo Héctor Domato, integrante de un consultora de Santa Rosa especializada en el tratamiento de excretas y residuos orgánicos. Lo hizo con el fin de ir delineando aspectos de ese ambicioso proyecto que, una vez elaborado, será presentado ante las autoridades provinciales para conseguir financiación, estimada en 500 mil pesos.

Avance.

"Hemos avanzado bastante. Hay gran disposición por parte de Maier y mucha preocupación en la intendenta por encontrarle una solución a un problema que padece todo el pueblo", dijo Domato en diálogo con LA ARENA.

Luego agregó: "El proyecto apunta a construir una planta de biogás y biofertilizantes, e incorporar para su tratamiento la fracción orgánica de los residuos sólidos domiciliarios".

"Tenemos expresiones de algunos funcionarios provinciales que acompañarían este proyecto pero, en definitiva, es una cuestión comercial que debe resolver Maier con las autoridades locales", dijo Domato.

El winifredense reveló que actualmente tiene 800 porcinos, que generan 4000 kilogramos mensuales de excrementos. Utiliza tal cantidad de abono para fertilizar el suelo de su chacra, donde además siembra y cosecha cereales finos y gruesos. "Les pido a los vecinos que tengan un poco más de paciencia. También estoy preocupado y muy pronto vamos a solucionar este problema", dijo.

Crédito.

Mientras el proyecto termina de armarse, los olores continúan y los ojos vecinales apuntan al municipio. "El problema que padece la localidad también lo sufro yo. Muchos se burlan de nosotros diciendo que no hacemos nada porque no se ven resultados inmediatos. Pero nos estamos movilizando", aseguró Herlein.

La jefa comunal le pidió a Maier que no pierda tiempo y acceda a un crédito blando que le ofrece el gobierno provincial para el tratamiento de los desechos."Tal vez mañana no tenga las mismas oportunidades". Herlein indicó que el criadero fue habilitado por Senasa. "Se han hecho los estudios de impacto ambiental y el medio ambiente no está contaminado pero aún no se han hecho los análisis subterráneos", finalizó.

Comentá la nota