Instalan otra bomba extractora de agua por a la bajante del Paraná.

Lo determinó la a empresa sanitaria de Santa Fe, luego de que se registraran complicaciones con el suministro de agua en algunos barrios de Rosario.
En plena temporada de verano, y con temperaturas que llegan a los 35 grados centígrados en horas de la tarde, la falta de agua generó preocupación en la gente, más all de que Assa dispuso un operativo de abastecimiento de emergencia.

Además, la compañía pondrá en marcha desde el domingo una nueva bomba de extracción y en caso de continuar la tendencia a la baja del río Paraná, se podría llegar a instalar una tercera, dijeron fuentes de la empresa.

Assa informó que por este motivo el suministro de agua potable se verá afectado desde las 0:00 y hasta las 9 del domingo en Rosario y en Capitán Bermúdez, Granadero Baigorria, Funes y Villa Gobernador Gálvez.

En declaraciones al diario rosarino La Capital, el gerente de Relaciones Institucionales de la compañía, Guillermo Lanfranco, señaló que "esta es una nueva bomba, el lunes pasado se puso en servicio una que estaba en reparaciones y su puesta en marcha estás relacionada con la merma en el suministro debido a la bajante del río."

"Tiene la misma potencia, la misma capacidad y esta exige una instalación y hay que hacer un trabajo más complicado de conexión de cañerías. Está ubicada sobre un pontón, adosado a la toma principal", agregó.

Lanfranco señaló que "los beneficios de su instalación serán que permitirá compensar la pérdida de capacidad de captación, que hoy en día está en un 10 por ciento abajo".

"Volveríamos a los niveles históricos de captación para la época estival. El problema de la bajante es que las bombas pierden potencia (...) Con esto, compensaríamos esa pérdida de captación de agua", subrayó.

"En principio sería la última bomba que instalaríamos, pero si el río sigue bajando veríamos la posibilidad de instalar una tercera. Esto se va a estudiar a partir de la puesta en marcha de esta nueva bomba", añadió.

Si bien repuntaron en las últimas horas, los niveles bajos del Paran generaron varios inconvenientes, como la falta de agua en algunos barrios y el cierre de balnearios y clubes náuticos, en medio de agobiantes jornadas de verano.

La situación de los sectores que habitualmente durante las épocas de calor tienen que ser asistidos con camiones cisterna o tanques de agua se acentuó en los últimos días, lo que obligó a Assa a reforzar sus operativos a través de los diez equipos propios con los que cuenta la empresa.

"Los lugares donde estamos llegando con cubas son la zonas donde habitualmente en épocas de mucho calor enviamos refuerzos con camiones cisterna", explicó Lanfranco.

A su vez, los operadores portuarios del sindicato de Trabajadores de Dragado y Balizamiento también expresaron su preocupación por el retroceso del Paraná, ya que afecta la capacidad de carga en las terminales cerealeras.

Si bien se ha reducido el calado, la profundidad permite la salida de los buques "PANAMAX", situación que amerita redoblar todos los esfuerzos, tanto públicos como privados, en esta materia, dijeron en un comunicado de prensa.

Comentá la nota