La instalación de cámaras de seguridad en la UNS sigue generando discusiones

Esta mañana, la Universidad de Bahía Blanca emitió un comunicado para explicar los motivos por los cuales fueron puestas dichas cámaras e informó que se han robado más de 100.000 pesos entre objetos personales y materiales de estudio.
"Ante declaraciones de algunos sectores que se han opuesto a la implementación de medidas de seguridad en esta casa, es necesario brindar aclaraciones a la comunidad", dice el cumunicado enviado por autoridades de la Universidad Nacional del Sur, con firma de María del Carmen Vaquero, vicerrectora de la casa de altos estudios.

"En el ámbito de la Universidad se han registrado en el último año robos de equipos de computación y de laboratorio (algunos con información irrecuperable) y efectos personales por más de 100 mil pesos. Si bien afortunadamente en ningún caso se produjeron daños personales, el Consejo Superior Universitario -donde están representados todos los claustros con pluralidad de listas y opiniones- ha dispuesto por resolución CSU-762 del 23 de octubre de 2009, los procedimientos a seguir para garantizar la seguridad de las personas y los bienes materiales e inmateriales tanto de la UNS como de sus integrantes", explica el texto.

La UNS, informa que "la Resolución dispone medidas de supervisión de los accesos y la instalación de un sistema de cámaras, iniciativas que deben ser implementados por la Secretaría General Técnica de la Universidad, en el marco de la Ley 25.326 de Protección de Datos Personales y las normas que garanticen los derechos y libertades individuales".

"Estas medidas tienen antecedentes en numerosos organismos públicos como universidades, ministerios, y otros, así como en el ámbito privado, como forma de hacer frente a diversas modalidades de delitos", argumentan las autoridades académicas.

Mediante la vicerrectora Vaquero, la casa de altos estudios comenta que "la mayor preocupación de las autoridades de la UNS se orienta a preservar el ambiente universitario como un ámbito de libertad de expresión, pensamiento y creación. Por ello, la acción de delincuentes que aprovechan las libertades que aquí se brindan no puede convertir a la Universidad en un lugar de incertidumbre, desconfianza o riesgos innecesarios para sus miembros".

"Somos depositarios de la confianza de los padres que envían a miles de sus hijos para estudiar en esta Casa, y eso nos hace responsables de su seguridad y bienestar. También tenemos responsabilidades para con la seguridad de los docentes y empleados; y con la sociedad, que financia el patrimonio público que componen los bienes de la UNS. Con estas medidas, el Consejo Superior Universitario busca dar para ellos una respuesta", finaliza el comunicado de prensa.

Comentá la nota