"Su instalación es una burla que pone en riesgo la salud de 25 mil personas"

Los residuos de la basura impactarán directamente en la salud de las personas de ambas provincias.
Respecto al problema que generará a corto plazo el traslado e instalación del basurero en la localidad de Overá Pozo, en Tucumán, vecinos de la zona mostraron su preocupación.

En este sentido, Esteban Cabrera, representante de la comisión de autoconvocados de la zona, comentó en exclusiva a Nuevo Diario que "es necesario que nuestras autoridades provinciales reflexionen con celeridad y de una vez por todas den una solución definitiva al destino final de la basura y a su procesamiento".

Añadió que "no hace falta demasiada inteligencia ni estudios científicos para darse cuenta de que un vaciadero nunca puede estar en las cercanías de un curso de agua como lo está actualmente el Pacará Pintado y como pretenden que éste lo esté, teniendo en cuenta que en la zona está uno de los acuíferos más importantes, dado que el agua es la más pura del país".

"De hecho, este concepto lo vienen repitiendo los expertos desde desde hace mucho tiempo ya", expresó Cabrera, y al tiempo remarcó que "por una cuestión ambiental y de salud, es hora de que la basura y por ende la contaminación, dejen de ser un tormento para los tucumanos y que eso genere consecuencias para las provincias vecinas, como lo es en este caso Santiago del Estero".

En la oportunidad remarcó que "desde el comienzo que vinimos presentando notas, pedidos de audiencias, enviamos cartas documento, solicitamos informes, pero no fuimos escuchados ya que los municipios prefirieron no involucrarse".

Con referencia a esto, este lugareño señaló: "Principalmente buscamos que este basurero no se instale en la zona" y al tiempo expresó: "Pero lamentablemente con estas cuestiones, Tucumán desde hace años está perdiendo la oportunidad de dar un gran debate dado que esta es una cuestión que nos preocupa a todos y el tema es algo fundamental, porque estamos hablando del ambiente".

"Es una burla"

Por otra parte, Esteban Cabrera contó al medio, que Overá Pozo y las zonas aledañas son lugares absolutamente agrícolas en donde la gente vive de lo que produce.

Además agregó que "es por ello que consideramos que es una burla la instalación de un basurero en esta zona, ya que pone en riesgo la salud de cerca 25.000 habitantes que están comprendidos en un rango de 10 km a la redonda". "Son poblaciones que viven de la agricultura, del maíz, soja, trigo, cría de animales, que como consecuencia de la instalación de este lugar de descarte de residuos, sufrirá un impacto ambiental muy grande y grave, tanto para la salud humana como la de los animales", sentenció.

Comentá la nota