Más de 300 inspectores de ARBA estuvieron controlando comercios, viviendas y vehículos en la ciudad

Llegaron a la mañana, bien temprano. Eran una decena de camionetas y más de 300 empleados vestidos con una campera blanca, carpetas y "pequeñas notebooks". El logo de las camperas llevaba el nombre de ARBA, la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires.
Durante toda la jornada del sábado, el organismo recaudador de la provincia realizó un "operativo cerrojo", concentrando a varios inspectores en diferentes puntos de la ciudad para detectar a deudores al fisco bonaerense.

"Realizamos un operativo cerrojo concentrando a todas las fuerzas fiscalizadoras en la ciudad. Esto permitió detectar a contribuyentes que no tenían mucha vocación de pago. Hace dos días que venimos haciendo tareas de inteligencia en Zárate y hoy hemos culminado el proceso con las inspecciones", informó el Gerente General de Acciones Territoriales de ARBA, Juan Eder.

Fueron cuatro operativos simultáneos los que se hicieron en función de verificar e intimar evasores. En primer lugar se efectuaron controles a comercios, "en tren de deducir los Ingresos Brutos, fiscalizamos a varios comercios, desde que abrían hasta que cerraban, y tratamos de inferir los ingresos brutos de cada local. También controlamos que los pagos estén al día y hacemos control de inventarios", expresó el titular del operativo, Juan Eder, quien aseguró que no se ha hecho ningún tipo de clausuras de negocios.

No obstante, los inspectores colocaban, en cada comercio fiscalizado, una calcomanía con la leyenda "intimado" para aquellos que mantenían algún tipo de deuda e "identificado" para los que estaban "en regla".

Por otro lado, se realizaron diversos operativos "puerta a puerta" en diferentes viviendas para controlar el impuesto inmobiliario. "Otro de los objetivos fue controlar que todos los inmuebles estén declarados, así como también las ampliaciones que muchas veces los vecinos realizan de sus hogares. A su vez, contamos con un mapa con tecnología online para ver quien adeuda y vamos al lugar para entregarle la boleta e intimarlo a pagar", agregó el inspector, Juan Eder.

Asimismo, aseguró que se hicieron controles a los automóviles para constatar que tengan el impuesto del automotor "al día".

"Mercadería en tránsito"

En el marco de estas tareas de control, ARBA llevó a cabo muchos operativos de "mercadería en tránsito", deteniendo a camiones para fiscalizar que tengan la documentación obligatoria de la carga que transportan.

"Se controla qué mercadería llega, por qué valor, el origen y quién es el dueño de esa carga. Esto nos permite hacer otros cruces de información para poder determinar la capacidad contributiva de cada contribuyente", explicó Eder, quien enfatizó, "está comprobado que, tras estos operativos, siempre hay una reacción de los contribuyentes, para regularizar su deuda".

1500 kilos de maní sin declarar

Uno de los resultados que dio a conocer la Agencia de Recaudación de la provincia, fue el registro de 1500 kilogramos de maní sin declarar que viajaba en un tren procedente de la localidad de Ferreyra, provincia de Córdoba, que tenía como destino la estación de Retiro, en Capital Federal.

Fiscalizadores del organismo, efectuaron un operativo en la estación de ALL Logística (ex ferrocarril Urquiza) y labraron un acta de infracción al descubrir que una formación de cinco vagones transportaba mercadería que no contaba con su documentación correspondiente. A raíz de esto, se procedió a labrar un acta de decomiso, de acuerdo al régimen de fiscalización vigente.

De acuerdo a lo aclarado por miembros de ARBA, cuando corresponde el decomiso de mercadería, el organismo lo reasigna al Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires para su posterior distribución a planes de emergencia habitacional, comedores escolares y a otras entidades de asistencia social del territorio provincial.

Estos controles que, en esta oportunidad, desembarcaron en Zárate, son parte del "Plan Anticrisis 2009- 2010. Que fortalece la lucha contra la evasión y promueve la buena conducta tributaria".

Comentá la nota