Inspeccionaron la nueva terminal

Se chequeó la incidencia del trabajo en negro y se verificó el respeto a las horas de descanso para los choferes de larga distancia.
Con la presencia del delegado local, José "Pepe" San Martín, el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires desarrolló ayer una exhaustiva inspección en la nueva terminal de ómnibus de Mar del Plata para constatar las condiciones laborales en los comercios allí instalados y verificar el cumplimiento de las horas de descanso de los choferes de larga distancia.

Se trató del primer operativo masivo de verano desarrollado por inspectores de la ciudad y también un nutrido grupo que viene del interior bonaerense y La Plata, que funciona como refuerzo estival.

Junto a San Martín también estuvo el director de Delegaciones e Inspecciones del Ministerio de Trabajo, Omar Comelli.

Ayer a las 13, luego de una reunión entre autoridades de la provincia y de la CGT local, los inspectores -identificados con chombas blancas con el nombre del ministerio y del operativo, salieron a la calle a constatar los índices de cumplimiento de las normas que regulan el empleo.

"El mecanismo funciona de la siguiente manera: se hace una primera visita para constatar cuánto trabajo en negro hay en los comercios y cuando se detectan incumplimientos, se deja una notificación. En una segunda visita se verifica que haya habido cambios; de lo contrario se implementa una multa de carácter económico, de hasta 10.000 pesos por empleador", informó el área de Prensa del Ministerio de Trabajo.

"En el caso de los choferes se verifican los horarios de descanso. También se hacen test de alcoholemia. A veces se trabaja en conjunto con la CNRT (Comisión Nacional de Regulación del Transporte) y ARBA", añadió el área de Prensa.

El ministerio no tiene potestad judicial; por eso si verifica casos de trabajo esclavo -que se trata de una modalidad delictiva- los deriva a la Justicia, se aclaró.

Asimismo, en la víspera se confirmó que Mar del Plata recibirá a partir de hoy más refuerzos de inspectores que llegarán de otras localidades del interior y la capital bonaerense. Se estima que serán alrededor de 150, que se agregarán a los que están en la ciudad, para realizar los tradicionales operativos de verano. Estas tareas se llevarán a cabo regularmente en zonas comerciales de todo el ejido de la ciudad y el distrito.

Comentá la nota