Insólito robo en Córdoba: se llevan 3.500 kilos de aluminio

Además robaron dos autoelevadores y la moto de uno de los guardias de seguridad.
Todo indica que conocían el lugar con precisión. Y que por eso los tres delincuentes coparon el sábado a última hora sin mayores problemas la planta de la autopartista Rieter Automotive Argentina SA. De allí se llevaron dos autoelevadores, unas tres toneladas y media de bobinas de aluminio y una moto. Anoche la Policía aún estaba buscando a los ladrones y al pesado botín.

La Policía sospecha que "por la limpieza y la facilidad con se movieron, en el caso hubo un entregador", dijo ayer una fuente.

El comisario Abel Díaz explicó que cerca de las 22 del sábado, tres hombres -uno de ellos armado-, ingresaron por la puerta principal a la firma ubicada en O´Higgins 4085 del barrio San Carlos, en la zona sur de la ciudad de Córdoba; y que durante el robo, "no hubo escenas de violencia, actuaron profesionalmente".

En el lugar, a esa hora se encontraban dos guardias de seguridad que no opusieron resistencia frente a los delincuentes.

Un vigilador que ayer a la mañana fue a relevar a las víctimas contó que sus compañeros "fueron atados y encapuchados por los asaltantes para que no pudieran llamar a la Policía". Y aseguró que además "les robaron sus celulares".

Con la planta de la firma bajo su control, los ladrones se dedicaron a trabajar durante varias horas. Dos de ellos manejaron dos autoelevadores -conocidos como "mulitas" o "zampi"- y llevaron medio centenar de rollos de aluminio (de unos 70 kilogramos cada uno) hacia afuera, donde, se sospecha, los esperaba otro delincuente con un camión. Al finalizar su tarea cargaron los autoelevadores y se los llevaron

Del lugar, los asaltantes también robaron una moto Zanella perteneciente a uno de los guardias de seguridad.

El comisario Díaz explicó que "a primera hora de la mañana llegó a la empresa el gerente Marcelo Martínez, quién constató el faltante de mercadería, por lo que deducimos que los ladrones buscaron directamente los materiales robados, no buscaban plata".

La Policía sospecha que por el volumen de la carga robada, los asaltantes debieron movilizarse "en un camión de gran porte", aunque aclararon que "se están haciendo las averiguaciones correspondientes".

Los oficiales de Robos y Hurtos están convencidos que "por la forma en que trabajaron hubo un entregador. No es fácil manejar un autoelevador y los delincuentes no sólo los manejaron muy bien dentro del playón, sino que se luego se llevaron las mulitas".

En caso está siendo investigado por el fiscal del Distrito 2, Turno 4, Eugenio Pérez Moreno, quién hasta anoche no había logrado ninguna identificación de sospechosos, ni detenciones.

Comentá la nota