Insólito: el ISS le oculta información sobre el Casino al propio Gobierno

ecreto: no sólo la oposición política no puede acceder a los pliegos que permiten el funcionamiento del Casino. Ni siquiera el oficialismo tiene esa chance, según reveló el ministro de Hacienda de la provincia, Ariel Rauschenberger. El funcionario entró en un contrapunto con Tavella sobre si existe o no el control de la empresa dedicada a los juegos de azar.
El Instituto de Seguridad Social no sólo oculta la información sobre el Casino Club a los ciudadanos y a la oposición política: también se la esconde al Gobierno Provincial. Así lo reveló el propio ministro de Hacienda Ariel Rauschenberger, quien -a contramano de lo que dijo el presidente del ISS, Miguel Tavella- consideró que deben hacerse controles sobre la megaempresa dedicada a los juegos de azar.

En el contexto de una ofensiva tendiente a gravar impositivamente a la firma que gana millones, el ministro del gobernador Oscar Mario Jorge dejó una puerta abierta para modificar la alícuota de ingresos brutos que paga el Casino, y que actualmente es de apenas el 4,1%.

Pero más que detalles técnicos, Rauschenberger reveló situaciones insólitas, como la decisión del ISS de manejarse como un coto cerrado que no le tiene que dar explicaciones ni siquiera al Ejecutivo que encabeza el gobernador Oscar Mario Jorge.

Así consta en la versión taquigráfica del encuentro de comisiones al que asistió Rauschenberger para dar explicaciones sobre el presupuesto 2009.

- Nosotros habíamos planteado la modificación de la alícuota al Casino: ¿ustedes analizaron la cuestión, hay alguna razón? -le preguntó en un momento el diputado del Frente ARI Juan Carlos Scovenna.

Y Rauschenberger respondió: “El tema está. Lo que condicionaría un poco el tema en principio, o habría que analizarlo en mayor profundidad. No llegamos a hacer un análisis profundo del tema. Hay que analizar la cuestión del pliego para ver si no hay una violación, si no hay una prohibición en el pliego que impida que si la carga impositiva que tenía al momento de la adjudicación, que no se cambie ahora y eso genere un tema que se le cobra por un lado y por otro hay que reintegrarlo. Lo que sí, es que los valores creo que está pagando siete millones de pesos al año, o algo así. Para prever un posible incremento en la alícuota hay que decir qué recaudación vamos a generar; salió hace tiempo un número que yo creo que nada que ver”.

Así, el ministro hizo referencia a la idea del ARI de imponer una alícuota de hasta el 30%. Según ese sector político, la Provincia se pierde unos 100 millones al año.

Scovenna le explicó que se había hecho un análisis de la situación “inclusive sin contar con los pliegos, porque hay una negativa contumaz del Instituto a entregar esos pliegos, como si fuera una cuestión de secreto de Estado. Entonces, si ustedes acceden a eso sería importante...”.

En ese momento fue que Rauschenberger, como dándole la razón al diputado opositor, contó que “a nosotros tampoco nos lo da”.

Es decir: el ISS tiene guardados los pliegos del Casino en absoluto secreto y no los facilita ni siquiera para que el Ejecutivo pueda determinar el modo de gravar impositivamente a la empresa.

¿Control o descontrol?

Pero no es la única situación en la que el ISS y el Gobierno parecen ir a contramano. Porque mientras Tavella dijo la semana pasada que el organismo a su cargo no ejerce sobre el Casino ningún tipo de control porque no hay legislación puntual que lo obligue a eso, Rauschenberger les dijo a los diputados otra cosa.

Cuando el socialista Adrián Peppino le consultó concretamente si hay inspecciones, respondió: “Las verificaciones se hacen. O sea: el Casino está en control permanente, es un contribuyente que está catalogado como de controles permanentes; eso implica que hay un seguimiento muy puntual del tema porque aparte es un gran contribuyente dentro de los parámetros... O sea, no puede dejar de pagar el Casino, pero más allá del tema de la fiscalización o no, el tema de tocar o no la alícuota, hay margen para tocarla porque en otras provincias la han tocado pero lo que desde nuestro punto de vista hay que ver es qué dice el pliego para no alterar el tema de la estabilidad jurídica que se hizo al momento de la adjudicación”.

Comentá la nota