Insólito: en el Concejo Deliberante un concejal trabó el proyecto de su compañera de agrupación política

Después de más de un año y medio de análisis, búsqueda de información, asistencia a charlas y entrevistas con involucrados, la ordenanza municipal que regulará la utilización de agroquímicos iba a ser aprobada hoy en la sesión ordinaria.
Pero la concejala que impulsó la normativa, Silvia Ramos (Frepam), se encontró con que su par, Francisco Tineo (Partido del Frente en el Frepam) puso palos en la rueda, presentó otro proyecto con despacho de minoría, y los dos proyectos volvieron entonces a comisión. El enojo de la edila con quien fuera compañero de campaña no tuvo disimulo.

Según explicó Ramos, el proyecto trabajado durante más de un año y medio tuvo despacho por unanimidad de los concejales presentes en la Comisión de Ecología y Medio Ambiente, a la cual Tineo no asistió.

Sin embargo, en la reunión de Labor Parlamentaria, que realizan los presidentes de cada bloque con el presidente del Concejo previo a cada sesión, "decidieron volverlo a Comisión porque Tineo había presentado un proyecto que alcanzó a la mesa de la comisión a través de la secretaria, pero nunca se propuso analizarlo, y menos aún se dijo que si no se debatía, el bloque de Tineo no iba a aprobarlo", informó Ramos.

El hecho molestó a la concejala. "A las 5 de la tarde (del miércoles) me convocaron al Concejo para hablar de este problema y sinceramente me cayó muy mal –dijo-. Tineo forma parte del Frepam, creo que hemos charlado muchas cosas y esto también se podría haber charlado".

Es que la normativa salió "después de haber tratado el tema durante más de un año y medio, y de habernos informado por diferentes vías, con ingenieros agrónomos, con autoridades locales y provinciales que tienen el poder de control, de haber asistido a cuanto evento e información de agroquímicos hubo", dijo.

Extrañamente, en el Orden del Día, el proyecto rechazado por Tineo está firmado por el mismo Tineo.

Según indicó Ramos, la diferencia entre los dos proyectos es que el del concejal habla específicamente de prohibir el uso del Round Up, la marca comercial del glifosato, mientras que el proyecto con despacho por mayoría hace referencia al uso de todos los agroquímicos, sin especificar nombres comerciales.

Para Ramos, la reacción de Tineo podría entenderse en la postura pro kichnerista y anti campo que adoptó su espacio el año pasado.

Ahora, los dos proyectos volverán a debatirse en comisión para finalmente ser tratados en la próxima sesión ordinaria del Concejo Deliberante.

"Voy a tratar de que el árbol no tape al bosque, pero el fastidio viene de la forma que tenemos de hacer política, que no le hace bien a la política ni a las personas ni a la ciudad, sobre todo cuando son temas tan importantes, que llevan más de un año de informarnos, debatir, y hacerles entender a los funcionarios, y nos costó bastante, que esta ordenanza era necesaria", remató la concejala muy ofuscada.

Comentá la nota