Insólito: la Alianza quería que Picón se vaya, pero ahora pide que se quede.

Insólito: la Alianza quería que Picón se vaya, pero ahora pide que se quede.
Un insólito giro dio el bloque de la Alianza en el Concejo Municipal de Resistencia, que ahora quiere demorar la aprobación de la renuncia que presentó el concejal César Picón (PJ) a la presidencia del cuerpo. Hasta hace pocos días, el oficialismo venía exigiendo su alejamiento, e incluso se lo acusó de “usurpador” del cargo que dejó vacante Marilyn Carballeira.
Pero la sorpresiva dimisión del edil justicialista que hizo pública durante la inauguración del período de sesiones, molesto por las trabas y la campaña sucia en su contra, sacudió el tablero político en el municipio y descolocó al bloque oficialista.

“Carga pública”

“Es una carga pública, Picón no puede renunciar al cargo”, argumentaron los aliancistas en declaraciones periodísticas que dejaron correr ayer antes de celebrar la reunión semanal del Concejo. La postura se mantuvo después en el recinto, cuando la Alianza no acompañó con sus votos el pedido para que se trate sobre tablas la renuncia de Picón, que pasó finalmente a la Comisión de Asuntos Generales. Desde allí deberá salir el despacho que podría tratarse la semana que viene para definir el futuro de la presidencia del cuerpo.

El brusco giro en el criterio del bloque de la Alianza no dejó de sorprender, porque hasta la semana pasada venía reclamando con insistencia que la presidencia del cuerpo --que quedó vacante por el obligado retiro de Carballeira-- vuelva a las manos del oficialismo.

“Incoherencia total”

“Cuesta entender qué pretenden los concejales de la Alianza”, dijo ayer la justicialista Clarisse Pasmanter, quien calificó el sorpresivo cambio como “pirueta política, de una incoherencia total”.

Distintas voces del bloque opositor del PJ recordaron ayer la campaña que había impulsado el oficialismo para presionar a Picón, buscando que deje la presidencia. Recordaron, incluso, las pintadas que aparecieron en distintos lugares de la ciudad con inscripciones que acusaban al concejal justicialista de “usurpador”, y de las duras declaraciones que funcionarios de segunda línea del Ejecutivo municipal dispararon contra Picón, reclamando la presidencia para la Alianza.

Picón recordó ayer que también le recortaron el presupuesto del Concejo a partir del momento que se hizo cargo de la presidencia, y padeció un piquete de empleados vinculados a la gestión aliancista que se instalaron frente a la oficina de Carballeira para impedir que usara esas instalaciones.

Por su parte, la concejal aliancista Ebe Arechavala, dijo en declaraciones radiales que “entendemos que al ser concejal de la ciudad de Resistencia en la lista de concejales en la primera oposición es una carga pública y no se puede renunciar”.

Credibilidad

Picón presidió ayer la sesión del Concejo y al término de la misma se mostró sorprendido por el cambio de criterio de oficialismo. “Habría que preguntarle a la Alianza por qué después de tantas críticas que me hicieron, no me aceptan ahora la renuncia”, dijo. “Esto genera una pérdida de credibilidad del pueblo en sus dirigentes políticos. No se puede agredir gratuitamente a una persona y pedirle que deje el cargo, para después no aceptarle la renuncia”, añadió.

Por otra parte, ingresó formalmente al Concejo el pedido de los familiares de Marilyn Carballeira solicitando el inicio de los trámites para la jubilación por invalidez de la concejal aliancista.

Comentá la nota