Insólitas respuestas sobre los gastos

De Narváez dice que no pagó nada todavía, y Kirchner, sólo un tercio
Cuando faltan nueve días para las elecciones, no está del todo claro cuánto se ha gastado hasta el momento en la campaña y quién aportó ese dinero. Los informes de financiamiento que los candidatos de la provincia de Buenos Aires presentaron ayer a la Justicia están colmados de datos insólitos, imprecisiones y faltantes sugestivos.

Francisco de Narváez, candidato a diputado nacional de Unión Pro en la provincia, informó que pensaba gastar más de 14 millones de pesos en la campaña, pero que hasta el momento no había destinado un solo peso a cuestiones proselitistas.

A diferencia de las elecciones de 2007, en las que el kirchnerismo se solventó en gran medida con donaciones de empresas, en la rendición que presentó ayer Néstor Kirchner se consignaron aportes de sólo tres firmas privadas, dos de ellas cerealeras. Dijo que hasta ahora gastó 5,4 millones de pesos, un tercio de su presupuesto.

El que más dinero puso en la campaña de Martín Sabbatella, cabeza de la lista de Nuevo Encuentro, fue Jorge Favio Spina, dueño de una clínica para adelgazar y hermano del secretario privado del candidato e intendente de Morón. Aportó 282.680 pesos, pero lo hizo en concepto de préstamo.

La presentación de los informes es obligatoria para todos los candidatos a un cargo nacional. Así lo establece la ley de financiamiento de los partidos políticos. Estipula que 10 días antes de los comicios, cada partido deberá presentar una rendición detallada con todo lo gastado hasta el momento, la identidad de todas las personas y empresas que pusieron plata y lo que se prevé desembolsar en toda la campaña. La norma también obliga a las agrupaciones a presentar un informe final, más detallado, 60 días después de las elecciones.

En la rendición de De Narváez se prevén gastos totales por 14.430.000 pesos. Se detalla que, hasta el momento, Unión Pro recibió donaciones por 4.898.750 pesos y que planea destinar 13 millones de pesos a propaganda, 1.230.000 a gastos operativos y 200.000 a otros rubros. El casillero en el que debe figurar lo ya desembolsado aparece en cero.

"Fue un problema burocrático -explicó a LA NACION Fernando Rozas, apoderado de la agrupación-. Sólo hace tres días nos dieron la chequera de la cuenta del Banco Provincia por medio de la cual la ley nos obliga a gastar todo el dinero de la campaña."

El dirigente aseguró que habían llegado a un acuerdo de palabra con los proveedores para pagarles después de que terminara la campaña. "La mayor parte de los gastos, unos 8 millones de pesos, la volcamos a publicidad en vía pública y a spots televisivos. Pero arreglamos con la empresa Espacios, para que nos cobren después", agregó.

Según la rendición de Unión Pro, los fondos recaudados hasta el momento provienen de más de mil personas físicas, que en su gran mayoría pusieron menos de 5000 pesos, y de una sola empresa, llamada 14 de Marzo S.A., que donó 130.000 pesos. La actividad principal de esta compañía es el cultivo de cereales y la cría de ganado bovino.

El máximo aportante declarado de la campaña de De Narváez es Domingo Pittaluga, con 280.000 pesos en tres pagos. Entre quienes más dinero pusieron está también Juan Carlos Funes, con 80.000 pesos, que de acuerdo con bases de datos oficiales se dedica a servicios vinculados con la construcción. Hernán Dalla Lana, un contador de 41 años, miembro de Unidos por la Justicia, asociación de la que fue tesorero, declaró haber aportado 49.000 pesos.

Pese a que el candidato dijo que la campaña le estaba saliendo mucho dinero y que la plata era toda de él, sólo reconoció haber donado 40.000 pesos de su bolsillo. Lo efectivizó hace dos semanas, el 4 del actual.

Los fondos kirchneristas

En total, Kirchner prevé gastar 15.011.258 pesos, según la documentación que presentó, apenas por debajo que el máximo de 15.525.587 que permite la ley. Los 5.411.258 pesos que recaudó hasta el momento los pusieron 65 personas, en su mayoría funcionarios, candidatos y dirigentes políticos, y de tres empresas, dos cerealeras (Agro Linch y Garmendia) y una constructora (Materiales El Hangar), según los datos oficiales.

La persona que hizo la donación más generosa es José Molina, con 178.000 pesos. Así se llama el vicepresidente segundo del Senado bonaerense. Pero el DNI que figura en la rendición de cuentas pertenece a otra persona. Entre los máximos aportantes también figuran Santiago Cafiero, hijo de Juan Pablo Cafiero (156.000 pesos), Francisco Cafiero, funcionario bonaerense (156.000 pesos) y los intendentes de General Rodríguez, Marcelo Coronel (60.689 pesos), y de Ensenada, Mario Secco (57.000).

El informe del Acuerdo Cívico y Social, que postula a Margarita Stolbizer, asegura que llevan gastado hasta el momento 329.642 pesos. Pero que prevén destinar 4.017.803 a toda la campaña. Los principales aportantes hasta el momento son Horacio Piemonte, diputado provincial (30.000 pesos), Marcela Rodríguez, diputada nacional (30.000 pesos) y Natalia Gradaschi, concejal de Lanús (27.000 pesos).

Sabbatella declaró haber gastado hasta el momento 738.756 pesos (el 96% en gastos de propaganda) y prevé duplicar esta cifra. Planea invertir en su campaña 1.553.756 pesos. Sus aportantes son 12 personas (ninguna supera los 5000 pesos) y la Agrupación Municipal Nuevo Morón, que encabeza el propio Sabbatella, que figura con $ 153.771. Consultados por LA NACION, los responsables de la campaña informaron que esta agrupación recibió los aportes de cientos de particulares mientras no tuvieron la cuenta partidaria habilitada y prometieron que harían llegar a LA NACION el detalle de cada uno de los que depositó dinero a la agrupación.

Comentá la nota