Insólitas demoras en el plan de obras

Algunas inversiones emblemáticas prometidas desde 2003 por el Gobierno aún no arrancaron; fuerte retraso en viviendas y escuelas.por: Laura Serra
Gestión: el gobierno de Cristina Kirchner se apresta a lanzar un nuevo megaplán de obras públicas por cerca de 40.000 millones de pesos cuando, desde los cuatro puntos cardinales del país, se multiplican ejemplos de planes de viviendas, obras hídricas, rutas, autopistas y escuelas cuya ejecución empezó en 2003, pero no avanzan o, peor aún, ni siquiera se iniciaron.

Basta mirar los datos oficiales. La primera etapa del Plan Federal de Viviendas, que el ex presidente Néstor Kirchner anunció en 2004, aún no está terminada: de las 120.000 prometidas, se finalizó el 62% a junio de este año. La segunda etapa, que lanzó el ex jefe del Estado en dos oportunidades -en las campañas electorales de 2005 y 2007-, no va mejor: de las 300.000 viviendas que prometió finalizar para este año, apenas se concretó el 2,2%.

Tampoco se terminó el plan 700 escuelas, pese a que cuando se lanzó en 2003 Kirchner prometió concluirlas en dos años. A la fecha están listas 576.

¿Qué sucede con el avance en la construcción de rutas, hospitales y de las obras hídricas? Una primera aproximación la brinda el Banco de Proyectos de Inversión Pública (Bapin), que arroja cifras sorprendentes. De las 1596 inversiones públicas en estado de ejecución desde 2003 (buena parte son obras) apenas 643 están terminadas, es decir, apenas el 40%.

El Bapin es un banco de datos de la Secretaría de Política Económica que informa no sólo sobre el estado de avance de las obras públicas, sino también de las distintas inversiones que efectúa la administración central (compra de equipamiento y adquisición de inmuebles, por ejemplo). La diputada Fernanda Reyes (Coalición Cívica-Capital) elaboró un informe sobre las cifras que arroja este banco de datos y se muestra sorprendida.

"El Bapin da cuenta de 7531 inversiones públicas desde 2003 hasta 2008, de las cuales apenas el 8,5% están terminadas -dijo a LA NACION-. De esas inversiones, la mayoría, unas 3700, todavía se encuentra en estado de factibilidad y de idea, es decir, no arrancaron todavía. Las que sí están en ejecución son 1596 y, terminadas, 643."

La legisladora anticipó que elevará un pedido de informes al respecto al Poder Ejecutivo. "El Gobierno se convirtió en una gran máquina de anuncios, pero después las demoras son crónicas. Esto genera un riesgo: el sobreprecio para concretarlas."

El secretario de Obras Públicas, José López, rechazó las críticas opositoras cuando asistió el mes pasado a la Comisión de Presupuesto de Diputados. "La ejecución de las obras es absolutamente descentralizada a través de las provincias y de los municipios -sostuvo-. La provincia no sólo es la responsable de ejecutar los programas, sino que también es la que realiza el proyecto, el proceso de licitación, la adjudicación, la contratación, la supervisión e inspección y pago."

Sin embargo, entre los gobernadores e intendentes no se escuchan más que lamentos por el retraso en la remisión de fondos por parte de la Nación. Sea quien fuere la parte responsable, lo cierto es que hay obras emblemáticas que nunca se ejecutaron. Aquí algunos ejemplos:

Presa Portezuelo del Viento: en Mendoza, fue anunciada por Kirchner con una partida de $ 14 millones.

Gasoducto del Nordeste: anunciada varias veces por Kirchner, prevé traer gas de Bolivia a Misiones, pero no arrancó.

Acueducto Alto Reyes: en Jujuy. Está demorado desde 2005, con un presupuesto de 51 millones.

Construcción del gasoducto sistema Sur/Sur: en Córdoba, con un presupuesto de 236 millones.

Dique El Bolsón: anunciado por Kirchner, está previsto desde 2003 para proveer de agua potable a Catamarca.

Frente a los legisladores, el secretario López justificó con distintos argumentos los retrasos. Y elogió el avance en materia de viviendas (hay 207.000 terminadas, dijo) y de escuelas.

El diputado Miguel Giubergia (UCR) lo interrumpió: "Soy de la zona de la Puna jujeña, donde se han hecho escuelas que no prevén calefacción".

"Este es un defecto nuestro -admitió López-. Nosotros hemos visto el preciosismo: se han hecho escuelas de adobe, hemos pensado en la técnica constructiva, en preservar el patrimonio y en todo lo demás, menos en la gente."

Comentá la nota