Insisten con la misma postura ante el conflicto sanitario

Sergio Mansilla, vicegobernador en ejercicio por la licencia de Juan Manzur, dijo que el Poder Ejecutivo quiere solucionar los reclamos de los autoconvocados en base a las ofertas que ya realizó.

El vicegobernador interino de la Tucumán, Sergio Mansilla, se refirió a la difícil situación sanitaria que atraviesa la provincia desde hace dos meses y al anhelo de divisar una solución al conflicto que paraliza la normal atención en los Caps y hospitales públicos de la provincia.

Mañana, a partir de las 15.00 horas, el Gobierno y los autoconvocados estarán frente a frente, ante la mirada mediadora de Monseñor Luis Villalba para exponer lo que cada uno pretende de la otra parte.

"Las expectativas son las mismas de la primera reunión, pero debemos ser prudentes y coherentes y dentro de ello vamos a hacer lo que más le convenga a la provincia en si", remarcó

Y agregó que "los primeros que queremos que se solucione el conflicto somos los que tenemos cargos institucionales, los que debemos bregar por casi dos millones de tucumanos", aseveró.

Mansilla no es un político de hablar, y menos en cuestiones tan delicadas como el serio conflicto con la sanidad, sin consultar previamente con José Alperovich.

Seguramente, antes de salir a realizar declaraciones, repasó con el titular del Poder Ejecutivo cómo se encuentra la situación y las alternativas para encontrar una salida. Por eso, sus conceptos marcan cuál es el rumbo que tomarán desde la Casa de Gobierno.

Temprano por la mañana, Mansilla puntualizó que la preocupación oficial pasa "por los que más ocupan este servicio fundamental, en los Caps y en los hospitales".

Si bien reconoció que hay trabajadores que tienen más de 10 años en planta transitoria, también diferenció a quienes se incorporaron hace algunos meses y pretenden igual trato salarial que los primeros.

"Hay gente que tiene 12, 20 años de temporarios, son reclamos lógicos que la provincia los analizó en algún momento, pero vemos que hay reclamos que no condicen con la situación que estamos viviendo, hay gente que tiene contrato hace dos meses y está de paro, no es la misma situación de unos que de otros", expresó Mansilla.

Con respecto a este reclamo puntual de los autoconvocados de la salud, el funcionario dijo que los trabajadores transitorios con 8 ó 10 años "tienen obra social y todos los beneficios de los estables, pero tienen esa palabra (sic), que lamentablemente por la ley emergencia económica que tiene la provincia hace más de 10 años, debemos firmar un Programa de Financiamiento Ordenado (PFO) con la Nación, por el cual no podemos aumentar la planta permanente, a no ser que los cargos que se ocupen sea de vacantes".

La oferta oficial

Por otro lado, aclaró que es Estado ofreció mejorar 20 puntos a la base de cálculo, actualmente fijada en 250 pesos, y que es implementada para establecer el salario básico del sector, multiplicando ese monto progresivamente según las categorías. "Escuche algunos medios y autoconvocados, creo que lo hacían sin mala intención, decir que se ofrecían 20 pesos de aumento, y no es así, 20 puntos no es lo mismo que 20 pesos, los puntos significaban mas de 1 millón y medio de pesos mensuales para la provincia", declaró.

Además, argumentó que con la propuesta del Gobierno "algunos iban a cobrar 20, 30, 50, ó 180 pesos más, y también se ofreció una mejora en la calidad laboral".

"Hubo avances en lo salarial y en otros puntos, se acordó con los representante quienes firmaron un acta de preacuerdo, luego bajaron a la asamblea y no tuvieron eco. Cuando la definición es horizontal, como es en estos momentos, no podés arregar, no están representados por la Ley, son autoconvocados", expresó.

Como se recordará, en la última reunión realizada en el Arzobispado, el Ejecutivo propuso un aumento de 20 pesos en la base utilizada para calcular los sueldos básicos de la sanidad, llevándola de 250 a 270 pesos, además del pago del ítem Responsabilidad Médica, que consiste en 200 pesos no remunerativos, a todos los profesionales con título universitario (nivel A).

Los profesionales rechazaron ese ofrecimiento, por considerarlo insuficiente, y como contraoferta solicitaron que el aumento en la base de cálculo sea del 100 por ciento, para que llegue a 500 pesos, el blanqueo de sumas no remunerativas, la inmediata titularización de los contratados y monotributistas, el 82 por ciento móvil jubilatorio y el beneficio por Insalubridad, entre otros puntos.

No obstante, el viernes pasado, tras reunirse con Villalba, los profesionales admitieron que estarían dispuestos a aceptar un aumento escalonado, con un "piso inicial" de 100 pesos a la base de cálculo.

Comentá la nota