Insfrán tomo juramento a Zorrilla quien reafirmo el modelo que privilegia al hombre.

En su primer mensaje el funcionario hizo referencia a la vigencia del modelo de provincia.
El gobernador Gildo Insfrán tomó juramento de ley al nuevo ministro de la Comunidad, cartera de reciente creación, doctor Alberto Marcelo Zorrilla, quien sostuvo que 1995 constituye una bisagra en la historia formoseña ya que ese año comienza un proceso marcado por una política llevada adelante por el mandatario quien con sus propuestas insertas en el modelo propio ubica al hombre en el centro de toda la cuestión de estado y como el que da la medida de todas las acciones de gobierno y de la comunidad.

Al acto realizado en el salón de actos del sexto piso de la sede gubernamental, asistió el vicegobernador Floro Bogado, ministros del PE, legisladores nacionales, provinciales y comunales, invitados especiales, y no pasó desapercibido la activa presencia de sacerdotes y destacados dirigentes sociales del medio, que con cerrados aplausos y vítores, adhirieron la asunción de los flamantes funcionarios. Es que además de Zorrilla, lo hicieron tres subsecretarios que dependerán de este ministerio: Los subsecretarios de Atención a la Comunidad, Telésforo Villalba, de Desarrollo y Fortalecimiento Comunitario, Daniel Quiñónez y de Deportes y Recreación Comunitaria, Luis Lukach.

En su primer mensaje como ministro de la Comunidad, Zorrilla también hizo referencia a la vigencia del modelo propio y su complemento, el plan estratégico Formosa 2015, cambiaron el ánimo y el compromiso de los habitantes de esta provincia que han visto crecer su autotestima y de sentirse orgulloso de ser formoseños tras haber superado las adversidades causadas por ideologías extrañas al sentir lugareño.

Hizo notar que en la actualidad en que se avecinan nuevos mundos por la caída de un sistema ideológico que las paradojas de la historia revelan que son los muros los que se derrumban, mencionando a la caída del muro de Berlín que significó el fin del marximo y la del muro de Wall Street que implica la declinación del capitalismo, pronosticando que se precipitarán todos aquellos vallados que intenten separar a los pueblos.

“Nosotros en Formosa en lugar de muros construimos redes y eso es lo que quiere el gobernador cuando plantea en esta evolución histórica la adecuación de los instrumentos ministeriales del estado para dar respuesta y prepararnos mejor para estos mundos que vienen y los nuevos avatares”, explicó.

Dijo que el ministerio de la Comunidad pretende acompañar al pueblo de Formosa en la construcción y la reparación de la trama social y la trama familiar, que contenga a todos sus miembros afectivos y materialmente con el apoyo y la ayuda del estado.

“Eso será así, de tal manera que los que se caen de la trama van a ser atendidos por un sector de este ministerio eficientemente pero de tal manera de preparar a esa familia para que vuelvan al seno de su comunidad de modo tal que no tengan recaídas”, manifestó.

Comunidad organizada

Zorrilla afirmó que la cartera a su cargo quiere ir construyendo la comunidad organizada, viejo anhelo, sueño y propuesta del general Perón anunciada ya en 1947 en el Congreso Mundial de Filosofía.

“Ese es nuestro objetivo y hacia allí vamos, así queremos llegar pero no lo vamos a poder lograr si no nos comprometemos personalmente en este proyecto y además tenemos que saber muy bien hacia adonde vamos”, expresó.

“Esa es la unidad”, explicó para significar que ella le da el sesgo de comunidad a una sociedad. “Es ese traspaso, esa evolución hacia un nuevo estado asociativo que es la comunidad que se concreta cuando tenemos una unidad de concepción y de objetivos”, subrayó.

“Como lograrlo y quien se encargará de ello es tarea de las diferentes maneras de ver la realidad, de las divisiones políticas. Pero lo importante es esa unidad de concepción y ese modelo de provincia que todos queremos en común”, reflexionó.

“Me permito pedirle a la Virgen que nos cubra con su manto, que ponga este proyecto en manos de nuestro Señor y que nos ayude a evitar la soberbia y la vanidad, así como que bendiga a todo nuestro pueblo y especialmente a nuestro gobernador”, concluyó.

Transformaciones

En el comienzo de sus palabras, el flamante ministro habló de los testimonios que puede dar por su experiencia de las distintas etapas históricas que vivió Formosa y de las transformaciones que se están registrando en los últimos años.

Manifestó que no es lo mismo la provincia de 1995 que la del 2009.

“No somos iguales nosotros, cuando éramos un pueblo que no teníamos una orientación clara ,con mucho esfuerzo de parte de las organizaciones libres del pueblo , pero sin una unidad de concepción que hacía que los esfuerzos fuesen muchos, como hasta ahora, pero que en aquel momento carecía de una dirección específica hacia adonde ir”, manifestó.

“Hasta la autoestima colectiva estaba muy baja porque nos confundían con otras provincias y teníamos el estigma de ser los inviables de la Nación y hasta teníamos vergüenza de decir que éramos formoseños, aunque en verdad teníamos muy poco para mostrar”, expuso.

Bisagra en la historia

Zorrilla afirmó enseguida que 1995 constituye una bisagra en la historia formoseña y que en ese año comienza otro proceso marcado por una política llevada adelante por Insfrán donde el hombre es el centro de toda la cuestión y que da la medida de todas las acciones de gobierno y de la comunidad.

Explicó que lo que se parece a un slogan de campaña se ve manifestado y plasmado en varias iniciativas entre las que mencionó la aparición del programa solidario Por nuestra gente todo y el Programa de Asistencia Integral para los Pequeños Productores Agropecuarios, PAIPPA, calificando a este último como “el más revolucionario en el tema de la reforma agraria”.

El ministro señala que así también nace una serie de modificaciones físicas que se palpan y ven todos los días en la provincia y apareció un gran desafío: construir el nuevo modelo de provincia basado en la producción agropecuaria, forestal, hidrocarburífera , industrial y turística pero con un pueblo unido, solidario, equitativo, justo que buscara la justicia social.

“Pero eso no se puede construir si no se tiene el hombre nuevo formoseño que es el artífice de este modelo de provincia y que tiene el gran desafío de la transformación personal de cada uno de nosotros”, precisó.

Consignó Zorrilla que ese desafío se vio reforzado con el plan estratégico Formosa 2015 al que considera como “el libro de consulta para todos los formoseños, para orientar nuestra acción en orden a ese proyecto”.

Herramienta institucional

Además significó que en base a la organización de la que hablaba se propició la adecuación de las herramientas institucionales como los casos de los ministerios de Desarrollo Humano; de Economía y de Planificación a los que reconoce como instrumentos para alcanzar el modelo de provincia que se recrea.

“Eso nos permitió sostenernos en momentos muy difíciles donde todos padecimos las consecuencias de un modelo ideológico que, justamente, no coincide con este modelo ideológico provincial en el que se plantea otro estilo de gestión y principalmente otra postura ante la vida y ante todas las cosas que hacen a la existencia del hombre”, enfatizó.

Alberto Zorrilla destacó luego que con todos esos componentes los formoseños han conseguido superar las adversidades que se les presentaron siguiendo el lema y convocatoria de 1995 del propio gobernador que demandaba no dejarse vencer por la adversidad a la que había que vencer para que no venciese a las esperanzas y la fe de los habitantes.

Autoestima mejorada

“Nosotros optamos por vencer a la adversidad y por eso hemos mejorado nuestra autoestima colectiva, hoy estamos orgullosos de ser formoseños y pasamos de ser un pueblo con la autoestima baja , con una calma provincia acentuada por la paciencia, a ser un poco más inquietos y más impacientes porque vemos los objetivos que estamos queriendo y estamos logrando”, expuso.

Parafraseando a San Pablo, dijo que ahora se puede afirmar que “ hemos combatido el buen combate y no hemos perdido la fe que nos impulsó a seguir avanzando , a seguir organizándonos, a no bajar los brazos sostenidos por la fuerza de la esperanza”.

Comentá la nota