Insfrán reconoció beneficios aportados por la reparación histórica a toda la provincia.

El gobernador Gildo Insfrán reveló a que esta provincia es una gran reserva natural para la Argentina y que en su territorio, cercano a la frontera con el Paraguay, se producirá en estos años que vienen un proceso de aceleración del crecimiento y desarrollo de todos los sectores por lo que Formosa podrá mejorar la calidad de vida de sus 550.000 habitantes y mejorar su aporte al PBI nacional.
Confía en que la reparación histórica acordada justamente hace seis años con el entonces presidente Kirchner se convirtió en una herramienta valedera que ha ayudado a cambiar el destino provincial, profundizando el modelo propio y avanzando en la equidad y la justicia social.

"En Formosa pergeñamos un proyecto provincial, delineando políticas a partir de aquellas necesidades esenciales sobre las cuales nadie puede discutir y, sobre todo, proyectándonos en el tiempo, generando consensos sobre planes, proyectos y programas que tienden a promover una provincia con evolución sostenible y sustentable", explica.

Recordó que la primera etapa consistió en consolidar la infraestructura básica para el desarrollo a partir del interrogante que señala que las inversiones no pueden llegar a un territorio que carece de rutas, comunicaciones, recursos hídricos y energía eléctrica confiables.

"Afianzada en gran parte esa etapa, avanzamos hacia la generación de recursos genuinos para lo cual establecimos una alianza estratégica entre la educación y la producción, de modo tal de cambiar la tradicional cultura laboral campesina en la comprensión que de la mano de los actores rurales es que se vendrá la gran transformación formoseña", apuntó.

Un gran olvido

Insfrán consigna que la realidad de Formosa, que a veces es criticada desde algunos medios nacionales por desconocimiento de su historia, es consecuencia de un antiguo olvido nacional que se tradujo en su desvinculación del resto del territorio-que recién comenzó a advertirse en la década del 70 del siglo pasado con la construcción del puente que une Formosa con Chaco, sobre el río Bermejo y en la precariedad de la infraestructura social así como en la carencia de políticas de promoción productiva que generaran fuentes ocupacionales.

"Si uno se detiene a leer la historia se dará cuenta que la Argentina terminaba en el Bermejo. Además, y esto hay que decirlo con todas las letras, hasta no hace muchos años esta parte del país era considerada territorio de entrega en las hipótesis de conflicto con los vecinos, sobre todo con Paraguay y Brasil, razón por la cual se la condenó a una postergación secular", afirmó.

Hombre de palabra

Insiste en que la reparación histórica demostró que Néstor Kirchner es hombre de palabra porque las obras que se ejecutaron por su decisión permitieron crear fuentes de trabajo, movilizar a las empresas y, sobre todo, se convirtió en un acto de justicia porque la Nación no podía seguir mirando para otro lado sin advertir que el empobrecimiento de Formosa es inmerecido ya que por sus potencialidades, sus ricos recursos naturales y humanos- que han llevado a los responsables del programa mundial

Junto al presidente

Insfrán ratificó que Formosa mantendrá su apoyo permanente al proyecto nacional que impulsó y que ahora tiene continuidad en la doctora Cristina Fernández de Kirchner y considera que la evolución económica que sobrevendrá a esta realidad-que se trasuntará no solamente en la construcción de las obras esenciales que estaban pendientes sino también en medidas tributarias e impositivas así como promocionales que incentiven la inversión privada aquí-permitirá un cambio histórico del que disfrutarán las nuevas generaciones de formoseños.

Aludió a las coincdencias de visiones con Kirchner primero y con Crfistina ahora respecto de la necesidad de afirmar la integración de la Argentina y de la visión federal del gobierno nacional para crear la igualdad de posibilidades y conseguir que , con la redistribución equitativa de la riqueza, se haga realidad la doctrina humanista y cristiana del justicialismo que pone el hombre en el centro de sus objetivos, un detalle no menor en estos momentos de profunda crisis mundial por la caída del capitalismo salvaje y del socialismo que se caracterizaba por la explotación del hombre por parte del estado.

Comentá la nota