Insfrán en el podio de los tres mejores gobernadores del país

El segundo escalafón de los mejor evaluados es ocupado por el Gobernador formoseño
Gildo Insfrán ocupa el segundo lugar en el podio levantado por la propia gente para nominar a los tres mejores gobernadores del país de conformidad con los datos suministrados por la consultora nacional Datamática que refleja la consideración que tienen los argentinos sobre sus autoridades y puntualmente, en el ranking de mandatarios provinciales

Una evaluación de los porcentajes obtenidos por dicha consultora en el análisis de los índices de imagen positiva de cada gobernante, quien lidera esa tabla de posiciones es el sanjuanino José Luis Gioja, quien ostenta el mejor porcentaje del país, con 73 puntos. El 7% le puso un regular y el 18%, negativo.

El segundo escalafón de los mejor evaluados es ocupado por Insfrán con un 63% y tercero se aparece el titular tucumano José Alperovich, con un 57%.

El estudio de opinión realizado se realizó en las 23 provincias argentinas además de la Capital Federal y los datos se terminaron de recolectar el 30 de noviembre de 2009 y consta de 4125 casos efectivos distribuidos en 80 localidades.

Según la referencia de los directivos de Datamática el tamaño muestral y la cobertura geográfica diseñada garantizan calidad de representatividad de los resultados, aplicables a todo el territorio nacional.

El estudio incluye, asimismo, la evolución de imagen del gobierno nacional, gobiernos provinciales, imagen de referentes nacionales, intención de voto a presidente y temas de coyuntura.

Las cifras no sorprendieron a la dirigencia local, aunque los justicialistas están seguros que un testeo global en la provincia demostrará que el grado de ascendencia que tiene Insfrán acerca de su aprobación entre la gente supera ese porcentaje en varios puntos.

Pero al mismo tiempo, suman a esa data el reconocimiento que tiene el gobernador formoseño en la escena política nacional , reconociéndosele su bajo perfil aunque su neto protagonismo en el aporte de ideas y sugerencias al máximo nivel que han permitido no solamente la generación de medidas nacionales sino la profundización del proyecto nacional que se puso en marcha el 25 de mayo de 2003 y en el que se apuesta a un país integrado, que incluye a las provincias periféricas y genera igualdad de oportunidades y equidad social.

La ascendencia de Insfrán entre dirigentes de alto peso de la política, el sindicalismo y el empresariado es real al igual que en el ámbito diplomático donde ha adquirido una ascendencia llamativa por la pasión y la visión con la que defiende e impulsa la transformación provincial para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Inclusive se elogió entre la dirigencia rural el modo como encaró las relaciones con las distintas entidades de pequeños, medianos y grandes productores así como la relación cordial y respetuosa existente con ellas a partir del funcionamiento de la mesa del diálogo y el consenso que arrojó resultados altamente favorables.

Tan es así que hay políticas dirigidas al segmento de los pequeños productores y en especial a la familia rural que ha sido adoptada en todo el país, así como también la estrategia de lucha contra el dengue y la afirmación de la infraestructura básica para el desarrollo que habilita a Formosa como un campo fértil para que los inversores vuelquen sus recursos en la producción primaria e industrial.

Se lo reconoce por la lealtad a sus principios y convicciones que le permiten ser consecuente con Néstor y Cristina Kirchner, no solamente por estar identificado con las políticas que impulsan sino porque entiende que el camino que han tomado es el que prestará utilidad a la Argentina en el futuro.

Además, se mueve con sigilo y eficiencia en el ámbito del Congreso Nacional del Partido Justicialista del que es presidente y confían en que su gestión será protagónica en el avance del PJ hacia el desafío electoral de 2011.

Hace pocos días, en un acto que se realizó en la tradicional sede de la calle Belgrano entre España y Saavedra, Insfrán asumió por cuatro años más la conducción del justicialismo formoseño.

Fue ratificado por el Congreso Provincial que le dio legitimidad y legalidad a su nuevo mandato al no presentarse lista opositora alguna aunque haya habido algunos amagues en contrario.

Comentá la nota