Insfrán fustigo los discursos oportunistas y vanos y recomendó darle buenas nuevas a los formoseños

El mandatario quien inauguró obras para la educación en Pirané
El gobernador Gildo Insfrán recomendó a la oposición dejar de transmitir mensajes vanos, oportunistas y que abrevan en el negativismo para responder a las necesidades comunitarias con hechos concretos y no solamente limitarse a los diagnósticos para luego cruzarse de brazos; manifestó que el modelo formoseño ya propone la etapa industrial que se extiende hasta las mismas áreas de producción de la materia prima y destacó las características del proyecto nacional y provincial que a pesar de la emergencia financiera y económica global permite seguir inaugurando obras y anunciando otras nuevas para mejorar la calidad de vida de la gente.

"Las necesidades de la provincia no se resuelven con discursos sino con hechos concretos, aunque en esa actitud quejosa están quienes abrevan en doctrinas negativistas que diariamente dicen lo que no se debe hacer pero jamás qué y como hay que llevarlo a cabo, comparándolos con quienes se aferran" a doctrinas positivistas, optimistas, de fe y esperanza que repetimos que mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar".

El mandatario – quien inauguró obras para la educación en Pirané y dio el puntapié inicial para lo que denominó el comienzo de la solución definitiva para el problema de agua de esa localidad- hizo referencia a todas las obras inauguradas y a su gestión de tres días por el oeste, significando que esa presencia permanente allí responde a su propósito de sustentar para Formosa y el país la vigencia de un federalismo con equidad, que permita corregir las asimetrías existentes y que impiden la igualdad de oportunidades de los habitantes.

"No se trata de repartir la torta en porciones iguales sino de modo equitativo, es decir dar más al que menos tiene para garantizar esa línea de vida debajo de la cual no debe vivir ningún formoseño y cuando ello se alcance, cada cual podrá planificar su vida del modo que quiera y en libertad porque el límite lo fija solamente la imaginación de cada uno de nuestros comprovincianos", significó.

La crisis global

Insfrán como lo ha venido repitiendo en los últimos días para que haya una valoración responsable de los esfuerzos que se realizan para garantizar las fuentes de trabajo en la Argentina y en Formosa, se refirió a los efectos no queridos de la crisis económica y financiera global, sobre todo indicadores de los EEUU y de la Eurozona que confirman el triste saldo de millones de desocupados.

"Y nosotros en el país y en Formosa seguimos inaugurando obras y anunciando el inicio de otras nuevas", comparó para consignar que lo que ocurre no es producto de la casualidad ni un hecho mágico sino que responde a una política nacional que es la que marca la macroeconomía y que por esas decisiones en la Argentina no se siente el rigor de la presente emergencia – a la que se considera mas grave que la del año 30- con la fuerza y el peso que se registra en otros lugares del mundo.

"Esto es lo que tenemos que defender" exhortó para hacer notar que el procedimiento "no se limita a discursos vanos y oportunistas que solamente están en las mentes delirantes de quienes solamente viven acusando y negándolo todo, anunciando el Apocalipsis.

"Nosotros queremos anunciar la buena nueva…somos de la esperanza, de la fe, del optimismo. Si hay problemas hay que resolverlos y no quedarse solamente con el diagnóstico y quedarse con los brazos cruzados. Hay que hacer el diagnóstico peor luego el tratamiento", expuso.

¿Pueblo temeroso?

El cariz contestatario de su discurso en Pirané orilló luego la denuncia de dirigentes de la oposición que señalan que el formoseño es un pueblo temeroso.

"Que no se equivoquen…el formoseño no es temeroso, sino un pueblo pacífico, esclarecido, agradecido. Y si algún temor tiene es el santo temor a Dios, el único", opinó.

Enseguida, anunció que su gobierno seguirá trabajando en un proyecto nacional y popular que fue impulsado en 2003 y con el que es consecuente el modelo formoseño.

"Esa es la razón por la que en los últimos años hemos dado un salto cualtitativo y cuantitativo en todo lo que respecta al territorio provincial a partir de la firma del acta de reparación histórica, un instrumento vital", explicó.

Grandes "iluminados"

En obvia referencia a otras objeciones de la campaña, recordó que "ahora también vienen y nos indican, como grandes iluminados, que falta industrializar y les digo gracias por la noticia".

Tras la ironía, preguntó como se puede hablar de industrialización si antes no se hubiera fortalecido la infraestructura básica para el desarrollo que ha sido la piedra basal del plan de gobierno que surgió a fines de 1995.

"No es que nosotros no lo sepamos. Siempre dijimos que se trata de un proceso que demanda la construcción de la infraestructura básica para el desarrollo a partir del perfil que hemos definido para Formosa como provincia agrícola, ganadera, forestal, hidocarbufífera e industrial", recordó para evocar también lo que señalaba la plataforma política del momento que la industrialización no se debe dar en un parque industrial que se encuentra en la capital únicamente sino en el mismo lugar de donde salen las materias primas para poder hablar de un desarrollo armónico y que se cumpla aquello de que cada formoseño tenga la posibilidad de realizarse en su propia tierra", argumentó.

El sector productivo

"Nuestro compromiso está en eso", enfatizó el gobernador quien aludió a otras respuestas para el sector productivo con la habilitación de la delegación regional de SENASA en Formosa con proyectos productivos "porque creemos que este es un momento de oportunidades".

"Y si algunos dicen que va a faltar carne, les contamos que de los dos millones de cabezas de ganado que aumentó el NEA, el 50%, un millón , corresponde a Formosa" , puntualizó.

El gobernador habló de las perspectivas excelentes que le aguardan a la producción ganadera en esta parte del país, refiriendo que el corrimiento de la actividad pecuaria se va a dar" hacia las regiones periféricas del país como Formosa a la que llaman marginal un apelativo que no nos gusta porque lo que ocurre es que aquí existen más inconvenientes que en la Pampa Húmeda, por ejemplo, que fue muy beneficiada por la naturaleza y por el Creador."

De todos modos, hizo notar que "nosotros tenemos otras ventajas como la tierra y el bien que más falta en el mundo que es el agua dulce, tanto de superficie como de profundidad y para ese cambio nos estamos preparando".

Comentá la nota