Insfrán dijo que la presidenta “reafirmo su visión federal y de nación integrada”.

“La señora Presidente no ha sido sino consecuente con sus firmes convicciones que están desarrolladas en el proyecto nacional", dijo el gobernador.
El gobernador Gildo Insfrán acompañó a la Presidenta de la Nación, doctora Cristina Fernández de Kirchner, en el acto realizado ayer en la Residencia de Olivos desde donde anunció la decisión política de convertir en coparticipables a los recursos que ingresen en concepto de la aplicación de los derechos de exportación de la soja, correspondiéndoles a las provincias y municipios el 30% de las recaudaciones.

“La señora Presidente no ha sido sino consecuente con sus firmes convicciones que están desarrolladas en el proyecto nacional puesto en marcha el 25 de mayo de 2003 y que tiene que ver, en este caso, con la reafirmación de su visión humanista sobre los habitantes del país federal o de la Argentina profunda como ella acostumbra a destacar”, comentó.

Además, el mandatario – quien se encontraba junto a los ministros de Economía, Carlos Fernández y de Planificación Federal, Julio De Vido y a su par de Santa Cruz, Daniel Peralta- opinó que la medida tomada por Cristina Fernández se inscribe en el precepto justicialista que demanda que “ nadie se realiza en una Nación que no se realiza”, así como también en la continuidad de esfuerzos por consolidar la integración nacional que en otros tiempos no tan lejanos fuese reemplazados por los que habían recreado una Argentina patagonica, otra central y la del norte, con los dos extremos periféricos calificados como inviables.

Expresó que a partir del ordenamiento legal y de los mecanismos operativos para que los recursos que se recauden de ese Fondo Federal Solidario que se crea, se actuará de modo articulado con los municipios formoseños para encarar una gestión incesante y dinámica que permita la generación de trabajo inmediato, con efectos beneficiosos directos entre la población que necesita garantizar ingresos para mantener la solidez familiar.

Para el caso, se prestará atención preferente a la construcción de escuelas, centros de salud, viviendas y obras de saneamiento básica, es decir aguas y cloacas para la población.

“Además ha mostrado su férrea voluntad de ponerse al frente de esta lucha contra el flagelo de la desocupación que está provocando estragos entre los países del primer mundo, creando las condiciones de previsibilidad para que cuando sus embates se presenten en el país puedan ser atenuados por un tejido social fortalecido con la serie de medidas económicas, productivas y laborales que se están tomando desde hace un tiempo a esta parte”, expresó.

Insfrán también adhirió fervientemente a su llamado a la unidad nacional y sobre todo al compromiso individual de cada argentino para contribuir a morigerar lo que vendrá como secuela de la grave crisis económica y financiera global, recordando que la misma actitud había asumido en Clorinda y que el mensaje era extensivo a todo el arco político, económico y social de la Argentina.

“Es que la crisis no se detendrá en diferencias ni ideológicas, ni políticas, ni de razas ni de religiones como ocurre con las graves emergencias de la naturaleza a la que nos acostumbramos los formoseños. Es hora de subalternizar las pequeñeces para sumar en esta columna de compatriotas que debe avanzar, sin abandonar sus convicciones propias, hacia el interés colectivo, fijando la mirada en los más necesitados de la justicia social y actuando con la convicción de que la situación crítica no excluirá a nadie e impactará en todos”, reflexionó.

La Presidenta dispuso ayer, poco antes de viajar a Brasil, la creación de "un fondo federal solidario" que se repartirá el 70% para la Nación y 30% para las provincias. “Voy a firmar un decreto de necesidad y urgencia y los decretos que ha firmado esta Presidenta no son para quitarle nada a nadie”, señaló para comentar que la reasignación representa más del 11% de lo que hoy se distribuye en concepto de masa coparticipable”.

El fondo se manejará con los mismos criterios que la coparticipación y será de más del 11 por ciento de lo que hoy se distribuye como masa coparticipable a las provincias, es decir 6.500 millones de pesos.

"Esto significa también una disminución del superávit fiscal, pero es necesario, porque sostener la cuenta de la Nación implica sostener la cuenta de las provincias y de los municipios", explico la Presidenta.

Comentá la nota