Insfrán destaco el acompañamiento del INTA para aplicar la ciencia y la tecnología a la producción.

Lo hizo en el curso de una audiencia concedida al presidente del instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, ingeniero Carlos Paz.
El gobernador Gildo Insfrán destacó el acompañamiento del INTA para afirmar la gestión provincial diseñada en el modelo formoseño basada en la incorporación de la más moderna tecnología y la aplicación de las innovaciones científicas para el mejoramiento de la productividad, el en contexto de un propósito común de crear las condiciones de competitividad y sustentabilidad que permita avanzar con posibilidades en el mercado interno y externo y mejorar la calidad de vida de todos los estratos de productores, sobre todo el de los más pequeños.

Lo hizo en el curso de una audiencia concedida al presidente del instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, ingeniero Carlos Paz quien fue acompañado por el ministro de la Producción y Ambiente, ingeniero Luis Basterra, poco antes de la inauguración de la nueva sede de la Agencia de Extensión Rural Formosa del organismo nacional y durante la cual se habló acerca del inicio inminente de los trabajos para la construcción de la Estación experimental de Ingeniero Juárez que cubrirá las demandas de los productores del Chaco Semiárido en una superficie de 20.000 hectáreas que abarcan Formosa, Salta y Chaco.

También se conversó acerca de los réditos que arroja la gestión articulada con los centros de validación de tecnologías agropecuarias y de la trascendencia histórica que adquiere la firma del convenio por el cual el INTA y las cuatro provincias algodoneras se comprometen a encarar, en el plano científico, una lucha tenaz contra el picudo del algodón, un cultivo al que se reconoce como parte de la cultura regional y sobre todo de las familias campesinas.

El INTA y representantes de las provincias algodoneras suscribieron un convenio de investigación y desarrollo cuyo objetivo es generar conocimientos y tecnología para el desarrollo de estrategias biológicas no contaminantes para el control del picudo del algodonero, que tendrá una vigencia de tres años. Se pretende es encontrar en laboratorio una semilla resistente al picudo y se confía en que la capacidad de los técnicos y científicos del INTA de Castelar lo van a poder lograr con lo que ello significa para miles de familias de pequeños productores que están pendientes históricamente de "la cultura algodonera".

Un acuerdo histórico

Rubricaron el acuerdo, calificado como histórico y fundacional por el presidente del INTA, ingeniero Carlos Paz, los ministros de Producción y Ambiente de Formosa, Luis Basterra; de la Producción de Santa Fé, ingeniero Juan José Bertero y de la Producción, Recursos Naturales Forestación y Tierras de Santiago del Estero, ingeniero Luis Fernando Gemid y el subsecretario de Producción del Chaco, ingeniero Miguel Brunswing.

Paz reconoció que tiene muchos años en el INTA pero que no tenía memoria de que se haya firmado alguna vez un convenio entre cuatro gobiernos provinciales y la institución que reafirma la voluntad de trabajar en estrecha relación y articuladamente a favor de la producción.

Dijo que en la ejecución del convenio trabajarán los científicos del Centro de Investigación de Veterinaria y Agronomía, con sede en Castelar, provincia de Buenos Aires.

"Trabajamos a través de este convenio para acercarles soluciones a una producción que tiene historia y que no solo es producción porque el algodonero, lo mismo que el tabacalero, tiene una cultura que gira alrededor del propio cultivo", explicó Paz.

"Sería muy bueno que los ministros visitaran Castelar y aprecien la potencialidad que existe para colaborar no solo con las grandes producciones sino también, como en este caso, con una economía regional", invitó.

Paz no dejó de aludir, aunque sea tangencialmente, a los efectos de la actual crisis económica y financiera global para enunciar el modo cómo se la encara desde su administración: "Se la enfrenta con convicción y con ideas, por lo menos en el INTA pasamos muchas y a ninguna crisis llegamos antes con la fortaleza que lo estamos haciendo ahora. Esta crisis también pasara y en el transito de ella seguiremos trabajando y produciendo cosas como la que estamos proponiendo".

Equidad territorial

Por su parte, el ministro Basterra considera que si no se llega a conseguir el producto específico que se está buscando la relación entre las partes seguramente va a generar la institucionalidad para que se pueda seguir aprovechando lo que el INTA es capaz de proveer en estos tiempos al considerar que está a la vanguardia del desarrollo tecnológico para la solución de los problemas del sector productivo en el marco de una impronta de equidad territorial que caracteriza a ese organismo en los últimos cinco años.

"Se viene a reconocer-dijo- una asimetría en los esfuerzos comprometidos por una institución para que el territorio nacional disponga de las herramientas adecuadas y que la tecnología no sea un factor de no inclusión y de no competitividad".

El ministro Luis Basterra reconoció que muchas familias de pequeños productores viven del algodón que ha generado muchos recursos a lo largo de la historia formoseña y que en el corto plazo han ocurrido hechos valiosos para el algodón con la apelación a la tecnología de surcos estrechos que triplica los rendimientos y una cosechadora mecánica diseñada en el INTA Reconquista que resuelve el problema de la falta de "braceros" y hasta de algodón coloreado.

Política de extensión

Este acuerdo fue firmado en el acto de inauguración de la moderna sede de la Agencia de Desarrollo Rural Formosa, del INTA, edificio va a ser sede de la agencia madre del INTA de Formosa y el lugar de trabajo para el director regional Chaco-Formosa y del presidente del consejo regional para avanzar desde aquí en las políticas de extensión y de transferencia de tecnologías en coordinación con los programas que elabora la provincia y poder llegar al productor con los beneficios conocidos del INTA a todo el NEA.

"La tecnología esta llegando en un momento que es critico. Pero justamente es lo que necesitamos porque en zonas marginales es fundamental la presencia de la tecnología y el aporte científico de una institución del prestigio del INTA", opinó el delegado de la Federación Agraria Argentina, Rolando Ziessenis.

Calificó al acto como un hecho auspicioso."Este edificio va a ser la agencia madre del INTA de Formosa y un lugar donde tendrán la sede de su gestión el director regional y el presidente del consejo regional para avanzar desde aquí en las políticas de extensión y la de transferencia de tecnologías en coordinación con los programas que elabora la provincia y poder llegar al productor con los beneficios conocidos del INTA", resaltó..

Ziessenis reconoció que los productores, desde hace mucho tiempo, que INTA fortaleciese aquí su presencia.

"Se esta dando con esta agencia con una infraestructura y recursos humanos adecuados y también con la futura la estación de Ingeniero Juárez y el IPAF en el norte, en Laguna Naineck", reconoció.

Resistencia genética

Por su parte, el ingeniero Carlos Carcagno, director de la Estación Experimental del INTA de El Colorado, la más antigua de la provincia, destacó que el convenio firmado entre el INTA y las provincias productoras de algodón es importante para dar solución a uno de los problemas mas relevantes que tiene el cultivo y que es el picudo, señalando que " se le está buscando al algodón la resistencia genética para rechazar a esa plaga vegetal".

Entretanto, el ingeniero Otto Nénning, director del INTA, reconoció que el Instituto está comenzando a saldar la cuenta y la deuda histórica que tenía con la provincia de Formosa.

Reveló que entre las novedades figura el inminente inicio de la construcción de la estación experimental de Ingeniero Juárez que va a atender toda la tecnología que requiere el Chaco Semiárido que abarca unas 20.000 hectáreas de Chaco, Formosa y Santiago del Estero.

"Los productores no tienen ahora absolutamente nada para atender esa demanda en un ambiente que es totalmente diferente y para el que deben generarse tecnología", resaltó para incluir entre otros aspectos beneficiosos para el norte argentino la decisión del INTA de retomar el tema de las pasturas para áreas tropicales y el INTA estimando que se trata de algo auspicioso para el futuro de la ganadería y de la agricultura de Formosa "porque se habla mucho de soja, de trigo o de girasol pero nos olvidamos del algodón que es la base de la economía agrícola de Formosa".

Comentá la nota