Inseguridad en Resistencia: la UTA corta servicios nocturnos y amenaza con paro total

El nuevo asalto a mano armada en un colectivo que terminó con un chofer baleado en la mano el sábado, reactivó esta semana las protestas de la UTA con paros en los servicios nocturnos que ahora amenaza extender a la totalidad de los servicios.

"No vamos a esperar que maten a alguien" dijo ayer Raúl Abraham ratificando la negativa de los trabajadores del volante a circular luego de las 12 de la noche sin un complemento de vigilancia a bordo de los colectivos.

El mismo sábado pasado que balearan al chofer de línea 106, se registró otro robo a mano armada y los dos hechos volvieron a colmar la paciencia del gremio, retornando los paros nocturnos desde el lunes."Vamos a seguir hasta que tengamos una respuesta" consignó Abraham remarcando que es un planteo que se hace a los empresarios en especial luego de que la policía no mantuvo los controles prometidos.

"Le pegaron un balazo en la mano a las 0,50 en avenida Alberdi en la zona cerca de la parada. Una pareja lo encañonó y lo llevaron dos o tres cuadras, le rompieron la caja de seguridad. La mujer apuntaba y le gatillaron dos veces en la cabeza, el chofer pega el manotazo y el tiro le pegó en la mano", relató.

Abraham adelantó que de no tener respuestas de refuerzos de las consignas policiales o de seguridad privada en los horarios nocturnos y en las zonas más peligrosas, los paros nocturnos que comienzan a la media noche se adelantarán a las 22 y progresivamente hasta alcanzar a todos los servicios.

El gremio pidió refuerzos de seguridad formalmente a los empresarios, que trasladaron el pedido a la Secretaría de Transporte y a las autoridades policiales, hasta ahora sin nuevas respuestas.

"No vamos a esperar que lastimen a más gente porque esto va a ir empeorando cada vez acercándonos más a fin de año. Vamos a intensificar la medida, vamos a cortar antes o vamos a paralizar todos los servicios" adelantó Abraham.

Empresas proponen

Servicios de Emergencia

"Esta nueva medida de fuerza, sorpresiva para el sector por que se habían terminado los hechos significativos, pero se trata de una situación que se hace cada vez más complicada" admitió por su parte el empresario Gustavo Larrea, vocero de la Cámara transportista.

"Las empresas no tienen la cantidad suficiente de gente de seguridad privada para hacer frente a esto; todas las empresas tienen previsto el servicio, pero no alcanza; sobre todo en esta época del año que se acrecientan cada vez más los robos‘, señaló.

El empresario anotó también que los servicios contaron algunos días con refuerzos de seguridad con presencia policial. Pero fue muy escaso y ahora sucede este hecho con un chofer baleado que veníamos temiendo porque los asaltos son cada vez más violentos" comentó para anotar que los delincuentes por lo general acometen alcoholizados o bajo los efectos de estupefacientes.

Comentó también que las empresas tomaron ya medidas para desalentar los asaltos, como la instalación de cajas de seguridad en los coches en las que se levanta la recaudación de cada vuelta, lo que en principio bajó la cantidad de asaltos, que ahora recrudecieron.

"Vamos camino a cortes de servicios cada vez más importantes; se va a comenzar a cortar servicios antes de las 24 horas de acuerdo al lugar y al recorrido y van a haber pasajeros que se van a quedar sin servicio mucho antes" advirtió.

Larrea recordó que las empresas son formalmente responsables ante Poder Concedente de los servicios y pasibles incluso de sanciones económicas y multas por incumplimiento de las frecuencias obligadas. Pero no queremos lamentar un hecho más grave, del que en definitiva siguen siendo responsables las empresas que son una víctimas más de esta situación‘, apuntó.

Sin comunicación

Los transportistas advirtieron a las autoridades provinciales y municipales sobre la última advertencia del gremio y los paros nocturnos que se volvieron a implementar.

"Esperamos ser convocados a una reunión para ver qué medidas podemos tomar además de tratar de acordar con la UTA un esquema de servicios de emergencia con la mitad de las flotas, que nos permita cumplir con los servicios", señaló.

La serie de hechos violentos en el transporte incluyeron este año hasta el incendio de unidades y siguieron con los asaltos que ahora recrudecieron con el uso de armas de fuego y un chofer herido.

"No hemos tenido más comunicación con la policía luego de los hechos graves de la quema de unidades. Supimos por los medios que detuvieron a algunos supuestos implicados, pero no tuvimos convocatoria para que se nos de una composición de lugar" señaló Larrea comentando que con la sucesión de asaltos, la intervención del ministro de Gobierno Juan Manuel Pedrini logró la disposición por breve lapso, de los refuerzos en la seguridad que finalmente no se sostuvieron en el tiempo.

Comentá la nota