Inseguridad en Morón: el sabbatelismo y en una trampa ideológica que le impide dar respuestas

Inseguridad en Morón: el sabbatelismo y en una trampa ideológica que le impide dar respuestas

Un 2014 que puso en jaque el gobierno de Lucas Ghi, obliga al Nuevo Encuentro a encontrar una salida política e ideológica para dar respuestas entre la represión al delito y la prevención. Encerrado por una falta voluntaria de recursos, ahora el sabbatellismo tuvo que golpear las puertas de su archienemigo: Daniel Scioli, a quien consideran “manodurista”.

Son muchos los casos de inseguridad en Morón que interpelan de manera directa al progresismo sabbatelista y no cabe duda que la pesada carga de presiones sociales sobre la gestión de esta fuerza política desafía al Nuevo Encuentro a dar respuestas que satisfagan de manera urgente a su electorado.

“Secuestro virtual al rector de la Universidad de La Matanza”, “Bala perdida mató a una nena de 15 años en un colegio de Morón”, “Secuestran a madre e hijo en Morón para robarles dólares”, “Entradera, secuestro y tiroteo en Morón

“Morón: un revólver en la cabeza de una nena de 6 años”, estos son algunos de los tantos casos que conmocionaron al distrito que gobierna Lucas Ghi, pero que en rigor es conducido por Martín Sabbatella. Además, hay cerca de 700 llamados de denuncias por secuestros virtuales.

Incluso hace semanas un remisero de entre 60 y 65 años fue asaltado con violencia: lo golpearon con un arma y luego recibió un balazo en el pecho, según informó el sitio de noticias El otro lado. Ghi se acercó a la escena del robo, en la calle Pampa, entre Chaco y Formosa, donde recibió agresiones verbales por varios vecinos, y por poco recibe golpes.

Queda claro que las respuestas hasta ahora del intendente, como los botones antipánico, la policía local que aún no llega, y la entrega de patrulleros no termina de jaquear la inseguridad que siente un sector de la población.

Política del Sur ha intentado varias veces dialogar con las autoridades del Municipio, pero estas no atienden o no dan respuestas, por lo que la interpelación al intendente, al presidente del HCD, Hernán Sabbatella y al secretario de Seguridad, Juan Carlos Martínez, pasa por otros carriles de prensa más funcionales a la gestión.

En medio de tantos casos que aplastan cualquier discurso del oficialismo, desde el Frente Renovador salieron a contestar las críticas del Nuevo Encuentro.

La concejal por Nuevo Encuentro, se refirió a la ausencia de los concejales Marinucci y Tagliafierro en la reunión por seguridad. La presidenta del bloque de concejales de Nuevo Encuentro, Virginia Veyga (que nunca atendió a este medio) criticó la decisión de Marinucci y Tagliaferro de no participar de la reunión de trabajo sobre seguridad, donde estuvo presente el secretario de Seguridad Ciudadana, Juan Carlos Martínez: “Con su ausencia en esta reunión de trabajo tanto Marinucci como Tagliaferro vuelven a demostrar que solo les interesa la seguridad cuando se trata de hacer un show para sacar algún rédito político”.

En ese sentido, agregó: “No vienen cuando se los convoca a esta mesa de trabajo y tampoco participan de la Mesa de Gestión de Seguridad Ciudadana, que es un ámbito que reúne a todos los actores en materia de seguridad, porque no les interesa tratar el tema responsablemente”.

Martinucci aseguró que Hernán Sabbatella “planteó un debate a puertas cerradas”. En este sentido sostuvo que “eso es darle la espalda a la gente”·

Frente al hermetismo y el rechazo del sabbatellismo de dialogar con los medios no K, la oposición tracciona sus reclamos en las agendas mediáticas sin importar el color del medio.

Por caso, el concejal Marinucci habló con el programa radial Operativo Retorno por AM 1050, y criticó al intendente Ghi por “la ineficacia en el manejo de la problemática”, al tiempo que advirtió sobre la urgencia de enviar a la calle a la policía local (una suerte de Bonaerense 3) con poca instrucción, algo que alienta la preocupación luego de que se supiera que el proyectil que mató a la nena en un colegio salió de un arma policial.

El edil también resaltó que la relación entre el Municipio y el ministerio de Seguridad, está atada con alambres, porque cómo es de conocimiento público, el Nuevo Encuentro es opositor al gobernador Scioli y lo ha sido siempre, aunque ahora, ante la necesidad de reprimir el delito como cualquier fuerza de derecha, Lucas Ghi ha cedido a la tentación de golpear las puertas de Scioli.

Es notorio y sabido que desde la legislatura provincial los diputados del Nuevo Encuentro, Adrián Grana y Marcelo Saín han criticado la policía local de Scioli por portar armas las 24 horas y detener personas por averiguación de identidad, y que no comulgan con el ministro Granados, un ex barón duhaldista del conurbano, fiel exponente del Justicialismo que el sabbatellismo ataca. Incluso Sabbetella dijo del gobernador en 2011, al que ahora le pidió ayuda: “Su política de Seguridad es manodurista y opuesta al gobierno nacional”.

Quizás la trampa ideológica en la que el intendente ha caído y que lo llevó a destinar a Seguridad apenas un 2,7 por ciento del presupuesto (según Marinucci), terminó por erosionar las calles de un Castelar caliente y un Palomar que le explota en el despacho.

Sin lugar a dudas, Ghi y Martín Sabbatella, no encuentran el equilibrio político y de gestión necesarios para salir airosos de un Municipio que parece atravesado por zonas liberadas, una policía peligrosa, una policía local que llega con escasa instrucción y el gran dilema del Nuevo Encuentro: encontrar una respuesta ideológica entre la represión y la prevención, sin que hasta el momento lo haya logrado.

Coment� la nota