La inseguridad y un estéril debate

El tema central de la hora de preferencia de la sesión de ayer en el Concejo Deliberante de Comodoro Rivadavia estuvo dado por la inseguridad. Al respecto se explayaron los ediles durante cerca de dos horas.
Iniciado el debate por la justicialista Cristina Ziebart, los primeros conceptos vertidos en el recinto fueron destinados a la salud y la reunión sucedida días atrás con el director del Hospital Regional, Alberto Díaz Legaspe, sobre el que la totalidad de los arcos políticos manifestó su satisfacción por el encuentro.

El tema fue retomado más adelante en el debate por Ercira Paredes (Provech) para reclamar que mientras se había solicitado la extensión del horario de atención de los centros periféricos de salud hasta las 18, ello sólo fue implementado por los tres centros dependientes de la provincia, no así los municipales.

Pidió además la pronta solución de la problemática del centro del barrio Jorge Newery y enfatizó en la necesidad de la construcción de un centro de salud en el barrio Las Flores, que lo espera desde 2003.

El tema de la inseguridad fue introducido a la discusión por el radical Jorge Camarda, que inició su alocución en el minuto 6 para explayarse por espacio de otros 25 minutos, en los que mencionó que mientras el informe elevado por el Consejo Municipal de Prevención en Seguridad alude a la falta de participación de su bancada, "yo fui a una reunión y me pareció que había más preocupación para justificar al gobernador que para abordar la problemática". Y recordó, en cambio, sus constantes intervenciones desde la banca para reclamar por ello y la presentación del bloque de un proyecto de creación de la Secretaría municipal de seguridad.

Recriminó más tarde la falta de inversión provincial en materia de seguridad, citando por ejemplo las declaraciones del subcomisario Eduardo Alonso, removido de la titularidad de la División de Drogas Peligrosas, quien señaló que el 80% del equipamiento disponible en el sector fue adquirido por ellos mismos. A consecuencia, calificó como "una puesta en escena" las reuniones que el gobernador Mario Das Neves sostuvo esta semana con la juez federal Eva Parcio y el procurador adjunto Emilio Porras Hernández.

La intervención fue preámbulo de una serie de contraréplicas por parte de la bancada oficialista, que enumeró las inversiones provinciales y las políticas municipales en materia de prevención y contención de jóvenes y niños. La discusión fue matizada por el comentario de Zaffaroni destinado a destacar la labor ad-honorem de Dante Corchuelo Blasco al frente del organismo municipal de seguridad y solicitar que el intendente cubra rápidamente la vacante producida por la renuncia del abogado.

También sobrevinieron las respuestas a los conceptos vertidos respecto a la falta de inversión, para encarnar nuevamente el habitual y poco conducente debate respecto a si tal situación es producto de gobiernos radicales, peronistas, de esta década o de otras. Se trató de argumentos de los que sólo vale mencionar la sugerencia de Camarda respecto a que se destine a seguridad parte de los fondos recibidos por el contrato petrolero con Pan American Energy en función de que constituye un tema prioritario.

Sólo Cristina Ziebart fue capaz de dejar de lado los planteos políticos para finalizar la discusión señalando que se está frente a una problemática mucho más compleja, en la que si bien sería bueno contar con mayores recursos y elementos disuasivos, debe trabajarse en el cambio de paradigma de las últimas tres décadas y sus abruptos cambios en los valores, poniendo el acento en la familia, la educación y los mensajes sociales encarnados muchas veces en la publicidad y su influencia negativa.

Comentá la nota