“La inseguridad de la Copa Davis”

Por Mariano Pi de la Serra-Coordinador Movimiento de Participación Popular
Por distintos medios nos fuimos enterando que la inversión del Estado para la Copa Davis alcanzaría los 35 millones de pesos. Teniendo en cuenta el valor de las entradas y el tipo de “estadía” en hoteles de lujo que ofrece la ciudad, podemos inferir que la copa davis va a ser un gran evento para la satisfacción de las clases acomodadas del país y del mundo.

Sin embargo, y al mismo tiempo, asistimos a una fuerte campaña política y mediática pidiendo la baja de la edad de imputabilidad de los menores que cometen delitos encuadrados en el código penal. Y a pesar de reconocer las múltiples causas que generan esta problemática, no existe un solo programa integral de tratamiento de niños, adolescentes y jóvenes en situación de vulnerabilidad y riesgo social que ataque el corazón del problema. Más bien todo lo contrario, como lo han denunciado reiteradamente los vecinos de los barrios pobres de la ciudad y del país, la presencia del Estado en el territorio está más vinculada a la recaudación en el negocio de la droga, los secuestros extorsivos y la protección y pertrechamiento de bandas “amigas” que en la solución de los problemas estructurales que sufrimos la mayoría de los marplatenses y los argentinos.

Evidentemente, los fondos existen cuando los gobiernos tienen voluntad política. Lamentablemente, la voluntad de los gobiernos no es rescatar a los pibes y cuidar a la niñez como un tesoro, sino desarrollar una política sistemática de exterminio de la niñez, adolescencia y juventud excluida. Este plan de exterminio que expondremos en conferencia de prensa con todo detalle y claridad, será combatido abiertamente por nuestro movimiento. Nuestra opción por los pobres y excluídos es innegociable, en particular los jóvenes, que son la semilla y el motor insustituible de todo proceso de transformación social.

Los políticos están en los despachos oficiales operando fondos para la Davis. Nosotros en el corazón de un problema que hoy aparece insoluble.

Por eso exigimos a los gobiernos que intervienen en la organización de la Copa Davis, un subsidio de igual monto a los gastos superfluos realizados en este mamarracho, para garantizar planes de viviendas e infraestructura sanitaria, educativa, cultural y deportiva, desarrollar emprendimientos productivos de gran escala, y capacitación de mano de obra intensiva acorde a la creación simultanéa de miles de puestos de trabajo estables para jóvenes de los barrios pobres de la ciudad. Asimismo como para garantizar una masiva politica de inclusión y desarrollo pleno de la niñez y la infancia de nuestros pibes mas golpeados.

¿Es esta propuesta comparable al gasto tremendo anunciado por el Estado para la frivolidad de dos días de chetaje?

El MPP se suma a las voces que ponen en cuestionamiento la posibilidad de que la Copa Davis se desarrolle normalmente o que directamente se realice. Sepa la comunidad toda que pondremos todos nuestros esfuerzos en esa dirección.

Y quienes nos conocen, saben que lo decimos en serio.

Comentá la nota