Por la inseguridad, cinco líneas de colectivos no circulan

Desde la UTA dicen que hubo una sucesión de hechos violentos en el barrio Libertad. Desde la policía la niegan. Mientras tanto, las líneas 521, 522, 531, 532 y 533 no circulan por ese sector de la ciudad.
Desde las 20.30 de anoche hasta hoy a las 6 la inseguridad ha dejado de a pie a un sector importante de la ciudad. La Unión Tranviarios Automotor (UTA), por pedido de los propios chofores, determinó realizar un paro en aquellas líneas de colectivos que ingresan en el barrio Libertad a raíz de la que definieron como una "sucesión de hechos delictivos que ponen en riesgo no solo a los trabajadores tanto como los usuarios del servicios".

La medida fue iniciada luego de que se agotaran, según el secretario general adjunto de la UTA local, Pedro Fernández, las instancias de diálogo propuestas por los delegados gremiales a las autoridades de la policía. "En los últimos días ocurrieron hecho violentos y los choferes tienen miedo de trabajar por esa zona. Los delegados intentaron hablar con la policía, pero no sé cuál es el problema para que no los hayan atendido", confirmó Fernández a LA CAPITAL.

Las líneas que dejaron de circular son la 521 y 522 de la ex Martín Güemes y las que pertenecen a la empresa 12 de Octubre, las 531, 532 y 533. De acuerdo a lo informado por Fernández, la principal zona de conflicto está enclavada en los alrededores de 228 y Beruti. Asaltos a mano armada y agresión con piedras y otros proyectiles, son los hechos que atemorizaron a los choferes. Existe una versión que sostiene que si la policía no se compromete a custodiar con más presencia la mencionada intersección, podrían pensarse modificaciones importantes en los recorridos.

Por otro lado, en el ambiente de las empresas no cayó bien la medida, a tal punto que intentaron mediante una reunión revertirla. Sin embargo, el temor de los trabajadores, transmitidos a los popes gremiales de la UTA, se impuso a cualquier otra especulación.

Sorpresa en la policía

El jefe distrital de la policía bonaerense, inspector Gustavo Salvá, se mostró "sorprendido" por la decisión adoptada por el gremio de los colectiveros.

"Nos sorprende sobremanera la decisión adoptada, tenemos el mejor de los diálogos, y el mejor respeto por todos los dirigentes de la UTA. Pero nos desayunamos por medio de la prensa que habían tomado una medida de esta naturaleza. Que quede claro que no se pidió ninguna reunión y algo más, en los últimos meses no hay ningún tipo de constancia de hechos delictivos o violentos. Por lo menos no fueron informados...", aseveró Salvá tras ser consultado.

Sin dejar de reconocer que la zona señalada por los colectiveros puede ser conflictiva ("hay por allí un asentamiento de viviendas humildes que es un lugar donde puedan darse situaciones de caracter complejo"), Salvá confirmó que tras una reunión con las autoridades de la comisaría sexta no recibió ninguna denuncia de hecho alguno. "Creo que se toma a la comunidad como rehén de intereses que no sé cuáles son", finalizó.

Comentá la nota