Hoy inscriben al primer riocuartense. Se creó un registro para los que se autoexcluyen del casino

Se implementó a fines de 2008 pero recién se dio a conocer luego de que dos ludópatas pidieran en la Defensoría del Pueblo ser excluidos para preservar la salud y sus patrimonios.
A partir de ahora, las familias que han sufrido serios perjuicios porque uno o varios de sus integrantes cayeron en el juego compulsivo tendrán la chance de ponerle un límite a esta enfermedad, a través del registro de autoexclusión de jugadores.

Como lo indica el nombre, permite que el ludópata se inscriba voluntariamente para que en adelante las salas de juegos de toda la provincia le impidan el ingreso.

Desde fines de 2008, la Lotería de la Provincia de Córdoba creó el registro pero el dato recién se conoció esta semana, luego de que la Defensoría del Pueblo de Río Cuarto recibiera en el lapso de una semana dos personas que hicieron expresa su voluntad de apartarse de las tragamonedas y de las mesas de juego.

Precisamente, en el día de hoy ingresará a ese registro el primer riocuartense, pero son al menos cinco las personas de la ciudad interesadas en integrar ese listado, si se consideran los primeros pedidos que llegaron a la Defensoría desde hace dos años y una consulta on line que recibieron en las últimas horas.

“Mañana (por hoy) estaremos presentando el primer pedido a la empresa CET para que ellos lo eleven a la Lotería y esa persona no pueda ingresar a ningún casino dentro del territorio provincial”, adelantó Juan Manuel Llamosas a PUNTAL.

En el formulario, los adictos al juego manifiestan su deseo de no ingresar a las salas por el término de dos años, pero como la enfermedad en ocasiones es más fuerte que ellos, también piden que les rechacen la entrada a todas las salas de juego y se les prohíba la permanencia en esos sitios.

La planilla puede ser bajada por Internet de la página www.loteriadecórdoba.com.ar y también se consigue en la Defensoría del Pueblo.

Junto con la autoexclusión, la Lotería deriva al ludópata a un programa permanente de juego responsable que puede ser oficial o privado, en cuyo caso deberá ser cubierto por una obra social.

En Río Cuarto el programa oficial funciona en Salud Mental del Hospital, es decir, en el viejo edificio del barrio Fénix, y está a cargo del doctor Jorge Berlaffa.

Queda por ver si las dificultosas condiciones edilicias y los escasos recursos humanos con que cuenta ese servicio en la ciudad alcanzarán para darles apoyo a quienes, muchas veces, llegan en condiciones desesperantes.

“Es un primer paso para la toma de conciencia”

En Buenos Aires, el sistema de autoexclusión de jugadores de las salas fue implementado por Lotería Nacional desde hace tiempo, a través del departamento de Juego Responsable, que -al igual que la Lotería de Córdoba- invita a bajar de su página un formulario para autoexcluirse de las salas de la ciudad de Buenos Aires.

"Al jugador le cuesta controlar los impulsos, por eso la ’autoexclusión’ funciona como corte. Además, surge el compromiso ante otro, porque, en algunos lugares, el interesado debe concurrir con un testigo", explicó Agustín Dellepiane, psicólogo del Programa de Prevención y Asistencia bonaerense.

"Si bien desde el programa de prevención no se sugiere ni se controla la aplicación de la autoexclusión, la decisión de presentar la solicitud en estos centros favorece el acercamiento a una propuesta de tratamiento", señaló el psicólogo que atiende en uno de los centros del programa que funciona en el partido de Vicente López.

Según Dellepiane, "autoexcluirse es un primer paso, una primera toma de conciencia, y es importante que en ese acto esté presente un testigo, un allegado que conocerá por la situación que atraviesa el jugador: su dificultad para controlar el impulso".

"Los centros ofrecen evaluar a la persona afectada e incluirla en un tratamiento para resolver el problema, que puede ser grupal o individual según el caso", señaló el psicólogo.

En el departamento de Juego Responsable de Lotería Nacional, a cargo de Mario Brudkin, la psicóloga Alejandra Varone señaló que respecto a la ludopatía "las cifras a nivel mundial son bajas. Hace dos años hablábamos de que sólo un 1% de la población que apuesta en salas y casinos en Estados Unidos tenía problemas con el juego", porcentaje que "subía al 4% cuando nos referíamos a los juegos on line", añadió la profesional.

Estadística nacional

Además de la tarea de prevención, "Juego Responsable" trabaja para conocer la dimensión real del juego compulsivo en el país.

"Estamos elaborando una estadística nacional junto al departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, con indicadores que tengan que ver con nuestra realidad", explicó Varone.

La compulsión a apostar puede llevar a la pérdida de bienes y al descalabro familiar, entre otras penurias, y hacen del juego un tema de gran impacto y espectacularidad, señaló.

Comentá la nota