M. INSAULRRALDE RECONOCIÓ QUE JULIO DE VIDO TIENE LA LLAVE PARA ABASTECER LAS ARCAS DE LAS COMUNAS

Dirigentes de la región consultados por LPO coinciden en destacar que el novato intendente se dejó llevar por los impulsos, pero que no mintió: desde poco antes de la elección de 2007 De Vido se erigió como el interlocutor entre los intendentes del conurbano y el Gobierno.
En algunos casos, sirvió para reencontrar con Kirchner a varios barones del PJ que dos años antes lo habían enfrentado con Eduardo Duahlde. El caso testigo, relatan, fue el del ex intendente de Lanús, el fallecido Manuel Quindimil.

Harto de los incumplimientos del Gobierno con las obras prometidas, el longevo mandatario amenazó con dejar su cargo poco antes de aquellos comicios. De Vido debió interceder para que eso no ocurra.

El ministro suele reunirse con los intendentes para relatarles el estado de las obras que están en marcha en sus comunas. La última vez que lo hizo con los de la tercera sección (sur del conurbano) fue hace sólo quince días en Ezeiza, cuando después de dar el parte pautó un encuentro posterior entre "equipos técnicos".

Incluso, en las pasadas elecciones fue evidente el peso del ministro en la provincia. Al menos una vez por semana visitó alguna localidad del interior bonaerense, donde fue recibido con bombos y platillos por los intendentes. Y lo más notable es que lo hizo s´lo, sin la presencia de la Presidenta o Néstor Kirchner.

Y aseguran que al Conurbano suele llegar dinero fresco, y no sólo obras a ejecutar por la Nación. Muchas de estas últimas son hoy motivo de nervios entre los intendentes.

Comentá la nota