30 inocentes muertos por asaltos en 2008

La cifra es un 36 por ciento superior al total de víctimas de 2007 y 2006. Además, fallecieron nueve ladrones en tiroteos.
Cuando aún restan poco más de dos semanas para el 1º de enero, el año 2008 ya se convirtió en uno de los peores de la década. En estos 12 meses, un total de 30 personas inocentes ya murieron a causa de la inseguridad en la provincia de Córdoba. La cifra supera ampliamente las 22 víctimas de asaltos que dejó 2007 y las 19 que hubo en 2006. El trágico saldo de este año representa un aumento del 36 por ciento en relación a 2007.

Paralelamente, un total de nueve delincuentes cayeron abatidos durante tiroteos mantenidos, en la mayoría de los casos, con efectivos de la Policía.

De las 30 víctimas fatales de asaltos, la mayoría de los hechos sucedieron en la ciudad de Córdoba. Se trata de 21 episodios distribuidos de manera prácticamente equilibrada tanto en el sur como en el norte de la Capital.

Estos datos surgen de un relevamiento propio realizado por La Voz del Interior, de cifras de la Policía de Córdoba, como así también de la Justicia.

El aumento en la cantidad de muertos contrasta con los dichos del jefe de Policía de la Provincia, Alejo Paredes, quien había negado a comienzos de la semana pasada que en Córdoba se estuviera registrando una ola de inseguridad, sino la "repetición de hechos graves".

Estas manifestaciones habían sido efectuadas por el comisario general luego de que trascendieran a la prensa (varios de esos casos no son informados) dos asaltos domiciliarios en los que las víctimas terminaron siendo tomadas como rehenes por los delincuentes, para huir de la Policía.

Dos días después de las expresiones del jefe de la fuerza, tres personas murieron durante asaltos en inmuebles: dos fueron víctimas y la tercera resultó ser un presunto ladrón que se enfrentó con un comerciante harto, precisamente, de los robos.

Las palabras de Paredes entran en contraposición con las manifestaciones del ministro de Gobierno (responsable directo de la seguridad en la provincia), Carlos Caserio, quien en octubre último había reconocido a la prensa un aumento de la inseguridad. "Hay un incremento en la actividad delictiva, un incremento importante, especialmente en la ciudad de Córdoba (...). Nosotros tenemos claro y aceptamos que para los vecinos, para los ciudadanos, estamos en una situación compleja", manifestó el funcionario schiarettista, el 17 de octubre pasado.

En consonancia con las afirmaciones de Caserio, hay un dato que salta a la luz: los episodios de inseguridad constituyen en la provincia la primera causa de muerte violenta, muy por encima de los crímenes durante riñas callejeras, ajustes de cuentas o por violencia de género.

Un dato no menor es que, según lo demuestran las estadísticas policiales (información confirmada en ámbitos judiciales), la mayoría de los crímenes por robos de este 2008 cuentan con sus investigaciones avanzadas. Gran parte de los casos tiene a sus presuntos autores detenidos, lo que no implica necesariamente que los hechos estén "esclarecidos", ya que éstos no fueron juzgados.

Dos de los últimos homicidios tienen a sus autores libres. Por un lado, el crimen del dueño de una maderera de barrio La Huertilla; por el otro, un vecino de Estación Flores, ultimado de un tiro en la cabeza el jueves último.

Por lo general, los detenidos por homicidios son jóvenes y en su mayoría varones. Cabe hacer la salvedad que existen varios crímenes en asaltos de años anteriores que siguen irresueltos.

Detalles para analizar

El más cruento. Cuando aún restan 17 días para que concluya el año, todo parece indicar que febrero será el mes más cruento del año. Un total de cinco inocentes murieron durante asaltos. En tanto, en ese mes fue abatido un delincuente tras un enfrentamiento con uniformados (ver 23A). Asimismo, la estadística refleja que el mes que le siguió –hasta ahora– como el más sangriento fue marzo, en el que fallecieron cuatro inocentes.

El peor momento. La noche y la madrugada siguen siendo, desde hace varios años, el momento del día en el que se registra la mayor parte de los asaltos que terminan con saldos fatales.

Hombres, por lo general. De 30 personas muertas durante asaltos en la provincia, en 22 casos las víctimas fueron hombres. Esta tendencia se mantiene también desde hace varios años.

"Fierros". En la mayoría de los casos, las víctimas fueron ultimadas con disparos de armas de fuego de distinto calibre. El revólver es, desde hace años, el arma más usada por los delincuentes. Este año ya hubo 12 personas abatidas a balazos.

En tanto, hubo nueve personas que fallecieron a causa de los golpes recibidos (por lo general, infringidos con los puños y culatas de las armas), durante asaltos. Vale aclarar que hubo un caso de un hombre que murió golpeado, pero por una piedra.

Un punto que llama la atención es el aumento en los casos de personas muertas por asfixia (ahorcamiento) y por paros cardiorrespiratorios, a causa del estrés sufrido en los robos. Este año hubo cuatro personas ahorcadas y otras cuatro infartadas (fueron amordazadas, golpeadas y amenazadas por los ladrones).

En la calle. Si bien hubo muchos homicidios dentro de las viviendas, la mayoría de los casos ocurrieron en la vía pública.

Más información

Los casos pueden verse en Monitor Ciudadano , el mapa de la seguridad en Córdoba. Entre otros servicios, permite acceder al registro de homicidios en la capital provincial y conocer el estado de sus causas, además de intentar favorecer la creación de lazos entre sectores de la sociedad y acercar a los ciudadanos a las instituciones oficiales.

Comentá la nota