El Inmobiliario Rural aumentará hasta un 39% y el urbano un 20%

Los productores agropecuarios deberán seguir complicados este año, porque a la lucha por las políticas para el sector desde el oficialismo, tendrán que agregarle una erogación económica mayor para el pago del impuesto provincial.

La reforma impulsada por el gobierno de Daniel Scioli establecía además otras herramientas para incrementar los ingresos del fisco como el denominado impuesto a la herencia y el cambio de tributo que se pagará en el caso de la compra-venta de autos usados.

Ambos instrumentos comenzaron a aplicarse desde los últimos meses del año pasado. En el caso de la comercialización de vehículos, la Provincia dispuso que esas operaciones tributen Sellos en lugar de Ingresos Brutos, con el fin de reducir los niveles de evasión. Con relación al impuesto a las herencias, se aplica entre un 5 y un 8,7% sobre las sucesiones y toda transferencia gratuita de bienes que, en conjunto, estén valuados en más de 3 millones de pesos.

En el caso del Inmobiliario, las boletas todavía no se emitieron, ya que el primer vencimiento está previsto para febrero. Pero de acuerdo a lo establecido en la reforma impositiva, habrá aumento del 20% para las propiedades cuya valuación fiscal esté por encima de los 100 mil pesos, mientras que dejarán de pagar el tributo aquellas unidades valuadas en menos de 25 mil pesos.

La nueva reforma Impositiva incluye, como se dijo, aumentos en el Impuesto Inmobiliario Rural para algunos distritos. Luego de una larga discusión con las entidades del campo, finalmente la administración de Scioli decidió amortiguar el incremento original y lo redujo al 39% para algunas parcelas, luego de que se previeran incrementos superiores al 100% en distritos del norte y oeste provincial.

Así, los incrementos no superarán el 39%, mientras que el aumento mínimo será del 20%.

En tanto, doce distritos del sudoeste bonaerenses directamente no pagarán el impuesto debido a la prolongada sequía que padecen.

Comentá la nota