Las inmobiliarias apelan a las subastas para reactivar las ventas

El sistema se utiliza incluso para vender propiedades de primer nivel, y se pueden obtener importantes rebajas de hasta el 25% en relación con los precios del mercado
Los operadores inmobiliarios están cada vez más convencidos de que todo vale para reactivar el ritmo de ventas. A tal punto que lentamente se impone un nuevo sistema de subastas, antes destinado únicamente a la venta de inmuebles remanentes o de descarte. Ahora aparecen como ‘la’ salvación para mejorar la facturación en tiempos de crisis.

Una de las primeras cadenas inmobiliarias en poner en marcha este sistema fue Grondona & Asociados, orientada al mercado de primer nivel. A fin de abril sacó a la venta 90 lotes (pertenecientes a un mismo dueño y con una superficie cercana a los 1.000 metros cuadrados) en diferentes barrios del emprendimiento ‘Complejo Villa Nueva‘, en Tigre.

A través de un listado de sus clientes de altos ingresos, la firma convocó a una subasta al estilo tradicional en la cual los interesados pujaron por los lotes que se pusieron a la venta con una importante diferencia al de otras modalidades: precios mas bajos. De este modo, lograron vender 50 lotes por un total de u$s 1,6 millones.

"Pero el tema más llamativo es tal vez que hubo 500 personas interesadas en la propuesta, lo que deja en claro que compradores hay, aunque no a los precios que hoy exigen los propietarios", explicó a El Cronista Tomás Grondona, socio de Grondona & Asociados.

Aunque nadie se atreve a admitirlo públicamente, en el sector sostienen que las subastas se pueden utilizar como una suerte de mecanismo de sinceramiento de precios, ya que se considera que "muchos valores están inflados".

Grondona, en este sentido, explicó que "algunas de las superficies vendidas costaron hasta un 25% menos del valor que están ofrecidas en el mercado inmobiliario".

Para el empresario, la experiencia del Complejo Villa Nueva no será la última. "Lo repetiremos en varias oportunidades más porque, en primer lugar, el resultado fue muy bueno. Son tierras que tal vez bajo la modalidad tradicional no se hubieran vendido o hubiera costado más hacerlo. Además, recibimos un importante número de consultas de propietarios interesados en comercializar sus casas mediante una subasta", agregó.

En Europa también

Pero el mecanismo de la subasta de tierras o inmuebles no es propiedad exclusiva de la Argentina debido a que la crisis financiera internacional puso un freno a la actividad inmobiliario en todo el mundo.

Esta realidad seguramente quedará demostrada en la próxima edición del Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA), el más importante del sector a nivel mundial, y que se llevará a cabo a fin de mayo.

En ese evento también se usarán las subastas para ofrecer inmuebles a la venta. Así lo anticipó José Antonio Rodríguez, representante del SIMA en la Argentina, Chile y Uruguay, quien explicó a El Cronista que la novedad de la feria será la bautizada como ‘La subasta perfecta’.

Se trata de un novedoso mecanismo de licitación de precios, diferente al utilizado en una subasta tradicional.

Durante el evento, y luego de que los interesados observen las propiedades en venta a través del sitio www.tulipp.es, se realizará un remate, aunque con la particularidad de que no habrá base sino un precio techo, que luego bajará en la medida en que los compradores no validen esa oferta. Una vez que alguien acepta el valor, la subasta toma una forma tradicional, es decir que se debe ofrecer cada vez más dinero para quedarse con la propiedad en cuestión.

"Se consiguen propiedades hasta un 30% más baratas que dentro del mercado tradicional", dijo Rodríguez, quien precisó que, en su gran mayoría, estas oportunidades están distribuidas en Europa.

Comentá la nota