Inminente inicio de colocación de medidores de agua potable

El anuncio de la empresa prestadora del servicio ratificado por el gobernador interino Regino Amado incluirá en la primera etapa a 50 usuarios de la Capital y Yerba Buena. La primera factura tendrá dos imposiciones, una la habitual y otra por el consumo medido. Por única vez se podrá pagar la de menor precio.

La provisión de agua potable comenzará a medirse con más agresividad en la provincia. La decisión ya fue adoptada por la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT), en consonancia con algunas medidas ya adoptadas para tal fin, en la expectativa de ajustar el consumo del vital elemento que, en épocas estivales, en particular, adquiere picos muy por encima de la métrica internacional. La forma de hacerlo será con la colación de medidores domiciliarios, que comenzarán a ponerse operativos, el próximo mes, en el centro de la Capital y en la zona comercial de la ciudad de Yerba Buena.

De acuerdo a lo informado por la empresa, existe la vocación que sean 50 mil los usuarios que se incluirán en la primera etapa de esta operatoria.

Los grandes consumos

Las primeras valoraciones dan cuenta que los altos consumos se centran en actividades tales como el llenado de piscinas, lavado de autos, regado de veredas y paredes, cuando algunos sectores de la población no tienen acceso al agua potable. Esta nueva metodología de facturación obligará a los usuarios a observar ciertas particularidades. En primer lugar y con el propósito de que los clientes interpreten los alcances de este nuevo sistema de cobro, la empresa SAT procederá a emitir boletas con dos importes de consumo. Uno correspondiente a lo detectado por el medidor que se halla colocado y otro por el uso habitual que se calcula a partir de los metros cuadrados de construcción de la propiedad. En este caso, se podrá abonar el menor, alternativa que no se mantendrá para el mes siguiente, ya que en ese momento la facturación se hará por la medición de consumo.

Esta medida, junto al incremento de tarifa en el orden del 12 por ciento, aprobado por el gobernador José Alperovich antes de fin de año, fueron el disparador de la reacción evidenciada por organizaciones sociales, que al tiempo de rechazar la iniciativa, dejaron entrever los claros problemas en materia de servicio que sufren los vecinos, quienes hacen públicos los reclamos en cuanto oportunidad se presenta, sobre la falta de agua potable o los efluentes cloacales.

Sobre el particular se refirió el gobernador interino Regino Amado, quien confirmó la puesta en funcionamiento de esta experiencia de medición de consumo de agua en la Capital y Yerba Buena, como inicio experimental con 50 mil medidores.

Consumo tucumano

El mandatario también hizo una valoración de lo que significa el uso del agua potable en Tucumán, para asegurar que ""en nuestro país hay bastante consumo comparado con otros países. En Argentina se gastan 150 litros por día por persona, comparado con países de Europa hay diferencias. En Alemania, por ejemplo, es de 120 litros por día; en China, donde es muy restringido el uso, es de 50 litros por día".

Reconoció que en nuestra provincia disponemos de napas muy ricas "y como tales debemos cuidarlas entre todos a través de un racional uso del agua".

Es dable recordar que en Tucumán ya existe una pequeña porción de usuarios que tiene medida el agua, en razón de que el 3 por ciento del padrón de clientes ya dispone del medidor de rigor.

Futura facturación

Desde la SAT advirtieron que la facturación al igual que la del servicio de energía eléctrica la compone un ítem de cargo fijo y otro que está medido por el rango de consumo, es decir a mayor consumo mayor costo del servicio. También se informó que el costo del metro cúbico para el servicio de agua y cloacas es de 1.30 pesos, mientras que sólo el de cloacas está cotizado en 0.69 pesos.

A título ejemplificativo aseguró una fuente de la empresa concesionaria del servicio que una familia tipo gastará por mes 23.5 pesos.

Comentá la nota