Inmigrantes caminarán 700 km en defensa de sus derechos

La protesta será este jueves e irá de Barcelona a Madrid. Varios argentinos confirmaron su participación. Rechazan, entre otros puntos, los centros de reclusión.
Más de un centenar de inmigrantes sin papeles, entre ellos argentinos, iniciarán este jueves una marcha de 700 kilómetros a pie desde Barcelona hasta Madrid en protesta por el recorte de derechos que supone la nueva ley de Extranjería que debate el Congreso español.

Oscar Carral, un argentino de 36 años que participará en la marcha, denunció que "un solo día de internamiento es ilegal y con la reforma quieren elevar el límite de 40 a 60 días". "Ya no podemos estar haciendo sólo fiestas culturales, sino que tenemos que defendernos de los ataques de la policía", subrayó. "Hubo operativos contra un grupo de bolivianos, que fueron detenidos cuando jugaban al fútbol, y no fue el único", añadió.

Entre 60 y 100 inmigrantes de distintas nacionalidades recorrerán a pie unos 25 kilómetros cada día, parando durante la noche en al menos 28 ciudades, con el objetivo de llegar a Madrid el 21 de octubre. "Esperamos que cada día se sumen más personas a esta marcha para que nuestra voz sea escuchada y nunca más existan los centros de internamiento de inmigrantes" dijo el uruguayo Hugo Colacho, presidente de la Federación de Inmigrantes del Vallés (FAIV) y organizador de la movilización.

A su paso por los distintos pueblos y ciudades, los inmigrantes recogerán adhesiones a un manifiesto que rechaza la última reforma de la ley de Extranjería propuesta por el gobierno del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, y que será entregada al presidente del Congreso de Diputados español, José Bono.

"Hoy es un día histórico. Vamos a marchar en defensa de nuestros derechos, por la igualdad, justicia y dignidad de todos", dijo Colacho al dar la bienvenida a un centenar de "sin papeles" que se congregaron en la multicultural Rambla del Raval de Barcelona para realizar el acto político previo a la marcha, que partirá el jueves temprano desde la Plaza de Sants, en la capital catalana.

"Esta ley tiene un claro contenido ‘Berlusconiano', pero también fascista", y es una ofensa, en pleno siglo XXI, a los derechos humanos", destacó Colacho entre aplausos. "Nos hace recordar a la persecución de los judíos, de los gitanos, pero ahora parece que a los que hay que perseguir son a los inmigrantes", manifestó.

Más de 20 asociaciones de inmigrantes y sociales han adherido a la iniciativa y darán apoyo a la marcha de diferentes formas, tanto contribuyendo con dinero o comida como dando alojamiento a los manifestantes.

El argentino Carral también denunció que "se restringe la reagrupación familiar ya que no podes traer a tus hijos si son mayores de 16 y no tienen una oferta laboral", agregó en referencia a algunas de las cuestiones más destacadas que se han rechazado sobre la directiva de retorno de la Unión Europea (UE), que el gobierno español adoptará en esta reforma de la ley de Extranjería.

Comentá la nota