Se inició un paro total de 48 horas que afecta al puerto de Mar del Plata

Los gremios piden por sueldos atrasados y cesantías de trabajadores cooperativizados. También reclaman estabilidad laboral y solicitan la intervención de la Provincia y la Nación.
La cesantía de 270 trabajadores cooperativizados, que procesaban pescado para la firma Barilari y la falta de respuestas en torno a la solicitud sindical para su reincorporación, motivó la decisión de realizar un paro total de actividades en el puerto de Mar del Plata, que comenzó a la 0 hora de hoy y que culminará, en principio, mañana a las 24.

La resolución se tomó ayer a la tarde en el salón de reuniones del Sindicato de Camioneros de Mar del Plata, al cabo de un encuentro que contó con la presencia (y aprobación) de los principales referentes del Sindicato de Comercio, Siconara, SOMU, SOIP, Simape, SUPA y Asociación de Patrones de Pesca. También se hizo oficial el apoyo de la Regional local de la CGT.

"Hemos resuelto paralizar las tareas en el puerto por 48 horas sin desarrollar tareas ni permitir el ingreso y egreso de unidades. Además, enviaremos un petitorio al intendente para que intervenga en el conflicto generado por la firma Barilari. De ser necesario se profundizarán las medidas, con posibles manifestaciones en la ruta 2. Aunque no queremos llegar a tanto", informó Héctor Martínez, secretario general del Sindicato de Camioneros, ayer a la tarde al cabo de la reunión intersindical.

"No queremos llegar a esa instancia (la de las manifestaciones en la ruta), pero reclamamos que este empresario, Franco Barilari, se avenga a incorporar los cesanteados, pague los haberes atrasados y se comprometa a brindar continuidad laboral a 1.500 afectados por una medida injusta, que ha dejado en la calle a 1.000 trabajadores del sur y casi 500 de Mar del Plata", añadió Martínez, flanqueado por representantes de los gremios de todos los estamentos del sector pesquero.

"Esta primera medida de paro es por 48 horas. Habrá paralización total de actividades, con movilizaciones incluidas. Y si no hay soluciones, se profundizará el plan de lucha porque no queremos que nuestros representados tengan que pasar las fiestas en esta situación caótica que viven. Hay mucha gente que no sabe si seguirá trabajando, sin cobrar ni poder vivir dignamente. La situación se puede agravar con una acción directa sobre el resto de la ciudad", advirtió Martínez, generando en los presentes el recuerdo de la crisis vivida en el puerto hace un par de años.

"Necesitamos que el Gobierno exija a este empresario que se siente a dialogar y que cumpla, si no tendrá que ser llevado por la fuerza pública. Creo que en este país existe la justicia y el Gobierno tiene resortes para actuar de manera tal que se descomprima esta situación, que tiene en vilo a 1.500 familias", consignó el titular del Sindicato de Camioneros.

Ante la anunciada visita del gobernador Daniel Scioli a la ciudad, Martínez adelantó que de producirse el encuentro le entregarán un informe sobre la situación y le pedirán que intervenga, con todos los medios a su alcance, para brindar una solución.

Según se informó ayer, serán cerradas las entradas al puerto y se cortará la provisión de combustible.

Además, a las 8 se realizará una concentración frente al SOIP y posteriormente se iniciará desde avenida Martínez de Hoz y 12 de Octubre una movilización por la zona del puerto. "En principio, estarán los afectados de la firma Barilari y las demás fábricas trabajarán normalmente, pero los delegados evaluarán el devenir de la jornada", señaló un dirigente del SOIP.

Camioneros

El malestar en el ámbito portuario comenzó a adquirir gravedad anteayer, tras una nueva manifestación de descontento y reclamo frente a los depósitos de la firma Barilari en San Salvador al 9900, donde 53 camioneros reclamaron los haberes de noviembre, el aguinaldo y la estabilidad laboral comprometida recientemente desde que no fueron convocados a trabajar la semana pasada.

Enrolados en la empresa en relación de dependencia, afirman que se les debe el salario de noviembre -promedio de 5.000 pesos por cada uno de los 53 choferes-.

"No es sólo el sueldo sino saber cómo está nuestra situación laboral. Nadie nos dice si vamos a seguir trabajando, si estamos o no despedidos. Nos cortaron la entrada a la empresas. Nadie nos atiende", se quejó Javier Fredez, delegado de los trabajadores.

Por su parte, el secretario general del Sindicato de Camioneros de Mar del Plata, Héctor Martínez, había estado reunido con el ministro de Trabajo Carlos Tomada y su viceministra, Noemí Rial, quienes -según él- se comprometieron a mantener conversaciones con Barilari.

Comentá la nota