El inicio de las paritarias se espera con una mezcla de expectativas e incertidumbre

Los gremios locales defienden el reclamo de actualización salarial "sin piso ni techo" * Enfrente se vislumbra una posición dura de los empresarios * Vuelve a agitarse el fantasma de los despidos * En la mayoría de los casos, la negociación se lleva adela
La incertidumbre que genera el desconocimiento de las consecuencias que la crisis financiera internacional podría traer aparejada para la economía del país domina en los principales gremios de la ciudad, que sin embargo esperan con expectativas la inminente reapertura de las paritarias.

A diferencia de 2008, cuando el acuerdo alcanzado por los camioneros ejerció como virtual faro para las negociaciones del resto de los gremios, este año no hay -por el momento- valores de referencia.

Aunque la mayoría de los dirigentes gremiales asegura que peleará por elevar el poder adquisitivo de los salarios de sus representados, desde los sectores empresarios se viene advirtiendo desde comienzos de año que en 2009 el desafío no debe ser aumentar los sueldos sino mantener las fuentes de trabajo.

En Mar del Plata, esta incertidumbre se ve agravada por el hecho de que, exceptuando casos contados, la mayoría de las negociaciones no depende de dirigentes locales. Por el contrario, son llevadas adelante en Capital Federal por grupos de paritarios en los que, en el mejor de los casos, los gremios locales tienen algunos representantes.

Lo cierto es que este año el concepto que parece imponerse es que las negociaciones deben ser por sector -o incluso por empresa-, atendiendo a las particularidades de cada actividad y su mayor o menor exposición a la crisis internacional.

"A diferencia del año anterior, ahora no hay ni pisos ni techos" enfatizó en diálogo con LA CAPITAL Daniel Domínguez ,en su doble carácter de secretario general de la Unión Tranviarios Automotor a nivel local -UTA- y dirigente de la CGT marplatense.

Minutos antes de ingresar a una reunión a nivel nacional en la que se discutía un aumento para los choferes de colectivos de todo el país, el dirigente recordó que "el gremio de camioneros todavía no comenzó a discutir sus salarios, por lo que esta vez esa negociación no está como referente".

"Cada uno puede manejarse como mejor le parece -continuó-. Nosotros, por ejemplo, nos adelantamos y empezamos ahora. Muy probablemente la mayoría sea más cauta, pero de lo que estamos seguros es de que las paritarias se van a abrir para todos, les guste o no les guste".

En el caso de la UTA, Domínguez describió que se está pidiendo el pago de 300 pesos no remunerativos fijos en enero y febrero y que se abra la discusión por el pago de 500 pesos durante el resto del año. "Capital Federal ya acordó y hoy (por ayer) estamos pidiendo lo mismo para el interior" describió aunque advirtió que "si no llegamos a un acuerdo se para el transporte en todo el país".

Quizás el prototipo de la encrucijada en la que se encuentran las negociaciones sea el sector bancario. En diálogo con LA CAPITAL, el secretario general del gremio, Fernando Cuesta, reconoció que la situación "es complicada".

"Nosotros cerramos el año con una pérdida del poder adquisitivo que ronda el 10%, dependiendo del índice inflacionario que se tome -describió-. La lógica sería, entonces, que recuperemos terreno y nos preparemos para este año. Pero también es cierto que en el sistema financiero internacional cada vez hay más rumores de despidos en masa. Esto sin duda esto va a influir en las paritarias, en las que las patronales van a hacer un planteo muy conservador".

Contexto nacional

Todas estas especulaciones tienen lugar luego de que el propio secretario general de la CGT, Hugo Moyano, aclarara días atrás que este año no se estudia un porcentaje único para un aumento salarial.

“Cada organización deberá discutir la suma que crea necesaria de acuerdo con la evolución de la actividad” dijo y recordó que “hay actividades que han perdido producción”.

Asimismo voceros de la central obrera afirmaron -en un virtual llamado de atención a los distintos dirigentes- que "no vamos a salir a hacer pedidos desmedidos porque lo que queremos es mantener las fuentes de trabajo" aunque también recalcaron que "mantener el poder adquisitivo ayuda a mantener la economía”.

Como era de esperarse, la Unión Industrial Argentina -UIA- hizo un diagnóstico alarmista. “Este no es un momento para estar hablando de aumentos salariales, sino de mantener el nivel de actividad y el empleo” afirmó Juan Carlos Lascurain.

A este cuadro debe sumarse el ex presidente Néstor Kirchner, quien en los últimos días hizo un llamado a los empresarios a "no tocar un empleo" aunque al mismo tiempo los instó a "ser solidarios para mantener la convivencia social".

En el STM reina la cautela

A diferencia de la mayoría de los gremios, que debe realizar sus negociarios paritarias a nivel nacional, el Sindicato de Trabajadores Municipales -STM- tiene diálogo directo con su patronal, la Municipalidad de General Pueyrredon.

Sin embargo, la posición del gremio no es muy diferente a la del resto. "Estamos esperando a ver cómo evoluciona la economía. La verdad es que hay mucho desconcierto" relató a LA CAPITAL Hugo Poli, secretario de prensa del STM.

El dirigente explicó que el equipo que encabeza Antonio Gilardi busca ser "sumamente cuidadoso" por cuanto "sabemos que la negociación salarial que alcancemos va a tener que sostenerse durante varios meses y si bien nuestro objetivo es defender el poder adquisitivo de nuestros trabajadores tampoco queremos plantear imposibles, así que estamos estudiando muy profundamente la situación".

Números

Tanto sindicalistas como empresarios y funcionarios se mostraron reticentes, en los últimos días, a definir en números sus reclamos y/o propuestas.

Sin embargo, existen algunos indicios. El secretario general de la CGT, Hugo Moyano, advirtió -por ejemplo- que no se basará en la inflación del Indec para calcular los pedidos de aumento, sino en la "canasta del supermercado". Fuentes de la CTA coincidieron con el líder cegetista.

Aunque ningun dirigente dijo a cuánto ascendía dicho índice extraoficial, desde distintos sectores se sostiene que el aumento de la canasta básica durante 2008 fue superior al 20%.

Y justamente 20% es el reclamo que realizaron los 56 gremios integrantes de la CGT disidente, conducida por el gastronómico, Luis Barrionuevo.

En contrapartida, desde el sector empresarial han expresado que no irán más allá de lo que se prevea de inflación en el presupuesto 2009, que ronda el 7 por ciento).

En el Ministerio de Trabajo, en tanto, vaticinan que la mayoría de las negociaciones se ubicará entre el 12 y el 15 por ciento.

Gremios portuarios vuelven

a formar el comité de crisis

Las crisis financiera internacional y la climática tienen, en Mar del Plata, una socia de peso: la crisis pesquera. Así lo entienden los dirigentes gremiales del sector, que el pasado fin de semana volvieron a formar un frente común.

Así lo confirmó a LA CAPITAL el secretario general del Sindicato de Conductores Navales de la República Argentina, Daniel Acha, quien relató que el grupo incluye -además del suyo- a gremios tales como la Asociación de Capitanes y Patrones, el Centro de Patrones, el SOMU, el SUPA, el SOIP, el SAON, Smata y Simape, además de representantes de la Municipalidad de General Pueyrredon.

"Nos volvimos a reunir para comenzar a analizar la situación actual y prepararnos para lo que pudiera venir" relató Acha, quien afirmó que "la intención es consensuar con los empresarios cómo seguir trabajando sin perjudicar a ninguna parte".

En este contexto, el dirigente explicó que una de las alternativas que se está manejando es solicitar la declaración de una emergencia similar a la que se dispuso para el campo, pero para la industria pesquera. "Esto sería a cambio de que las empresas se comprometan a no producir despidos e, incluso, mejorar la remuneración de sus trabajadores" explicó el dirigente.

En cuanto al rol de la Municipalidad, explicó que "ejerce de virtual intermediario ante la Nación y la Provincia" y destacó "el apoyo que nos están dando el intendente Gustavo Pulti y su equipo".

A todo esto, un grupo de trabajadores autoconvocados del Puerto realizó ayer una protesta frente a la Municipalidad de General Pueyrredon para reclamar la entrega de subsidios a los desocupados del sector.

Cristian Couciño, uno de los voceros del grupo, reclamó al intendente Gustavo Pulti que "se ponga a la cabeza de los reclamos" y si bien consideró que el problema de fondo "no se soluciona con subsidios sino con trabajo", explicó que "ese dinero les servía a muchos compañeros para poder seguir pagando el alquiler y como esa plata no llega, muchos están quedándose en la calle".

Comentá la nota