En el inicio de la gira por Asia, Obama prometió promover el desarrollo de la región

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que su gobierno profundizará su compromiso y sus relaciones en Asia para promover la paz y el desarrollo de la región, en declaraciones formuladas en Tokio, Japón, en el inicio de su primera gira por el continente.
En conferencia de prensa conjunta con el primer ministro japonés, Yukio Hatoyama, ambos líderes expresaron su resolución de mantener la estrecha relación que vincula a sus países, pero dijeron que era tiempo de rever y revisar el tratado de ya casi 50 años que define los lazos entre las dos primeras economías del mundo.

"Estados Unidos reforzará sus alianzas, construirá nuevas y será parte de esfuerzos internacionales e instituciones regionales que promuevan la seguridad y prosperidad" en Asia, dijo Obama.

Estados Unidos y Japón deben "hallar formas de renovar y refrescar la alianza para el siglo XXI", agregó.

Obama arribó el viernes a Japón para iniciar una gira de una semana por el este de Asia, y antes de la conferencia de prensa se reunió con Hatoyama durante una hora y media para discutir distintos temas, entre ellos Corea del Norte y sus armas nucleares, la guerra en Afganistán, cambio climático, economía y relaciones comerciales.

El jefe de la Casa Blanca dijo a la prensa que pronto anunciará su decisión sobre cuántos soldados adicionales enviar a Afganistán.

El mandatario rechazó quejas de opositores de que su gobierno demora irresponsablemente su decisión sobre el despliegue de más tropas en Afganistán, donde la cada vez más virulenta guerra contra la insurgencia talibán ya se encuentra en su noveno año.

Obama dijo que uno de los objetivos centrales de su política exterior es proteger a su país de ataques extremistas, pero dejó en claro que en el plano militar, no hay un "compromiso por tiempo indefinido" con Afganistán, informó la cadena CNN.

El premier centroizquierdista japonés llegó al poder tras décadas de gobiernos conservadores y con promesas de cambio y de equilibrar la relación con Estados Unidos, algo que aportó cierta incertidumbre sobre el estado de los vínculos de ambas naciones.

Hatoyama ya decidió poner fin a la misión de abastecimiento en el océano Indico de barcos que van a Afganistán y dijo querer revisar un acuerdo firmado hace tres años sobre el traslado de la base donde están los 47.000 soldados que Estados Unidos tiene en Japón.

Obama dijo en la conferencia de prensa que ambos países trabajarán para resolver rápidamente esta diferencia sobre la base estadounidense en la sureña isla de Okinawa.

Hatoyama recordó ante los periodistas que durante su campaña prometió trasladar la base a una zona más alejada de áreas pobladas, y dijo que la cuestión debe solucionarse pronto porque una demora sólo hará que el asunto se vuelva más espinoso.

En un comunicado conjunto emitido antes de la conferencia, los gobiernos de Obama y Hatoyama advirtieron que Corea del Norte constituye una "amenaza" y reclamaron a Pyongyang "apoyar y respetar las obligaciones internacionales" para avanzar en negociaciones que permitan desmantelar su programa atómico.

Comentá la nota