Inicio de control más estricto en el tránsito

Las reglamentaciones prohíben expresamente que motos, scooters, ciclomotores, triciclos y cuatriciclos estacionen en las veredas. Obviamente tampoco pueden ni deben circular por ellas.
La ordenanza que establece el uso de sistemas de seguridad de motocicletas, scooters, ciclomotores, triciclos, cuatriciclos o similares, cualquiera sea su cilindrada, fue sancionada los últimos días de 2008 y en los próximos días comenzarán los controles estrictos por infracciones a su cumplimiento.

Rodolfo Fiks y Raúl Ochoa, director y subdirector de Tránsito de la ciudad, coincidieron en decir que de haber sido por ellos hubieran comenzado a actuar en la aplicación de la ordenanza 3846/08 desde el mismo momento que se promulgó. "Lo que pasó es que los operativos de las fiestas de fin de año, sumado al rally Dakar nos retrasaron", pero ya la semana próxima se empezará a actuar con rigor con quienes no cumplan con las normas establecidas.

Afirmaron que las infracciones más comunes tienen que ver con "la falta de casco en los motociclistas, y los escapes sin silenciadores que producen una gran contaminación sonora", lo que precisamente fue advertido en la edición de LA ARENA de ayer.

Acompañantes de motos.

La disposición señala expresamente que no se podrán trasladar en motos -cualquiera sea su cilindrada- más de una persona además del conductor, que no podrá ir sentada de costado. Además los rodados deberán tener pedalines o estribos porque no se podrá circular con el acompañante con los pies suspendidos en el aire.

Por otra parte se ha podido observar que, sobre todos los jóvenes, aún cuando se trate de motos nuevas, tomaron la costumbre de retirarle los espejos retrovisores, que son obligatorios; como asimismo la luz delantera blanca, traseras rojas con stop de freno y luz de giro.

El silenciador de escape de gases es elemental, y cometerán infracción los rodados que superen los 75 decibeles en caso de motores hasta 50 cc, y los 82 decibeles los que tengan más de esa cilindrada.

Retención preventiva.

El articulado de la ordenanza señala las causas por las que se podrán retener preventivamente los vehículos:

Cuando conductor o acompañante circulen sin casco de seguridad colocado; cuando no tuvieran aparato reductor del ruido de los escapes, o cuando funcionase dificultosamente provocando sonidos molestos; cuando las motos careciesen parcial o totalmente de luces; y cuando no se demostrare fehacientemente la propiedad o posesión legítima o autorización del propietario para conducirlos.

También será motivo de retención de motos cuando estén mal estacionadas, en veredas o calzadas y/u obstruyendo la circulación y/o visibilidad de vehículos y peatones, ocupando lugares de estacionamiento reservados a vehículos de emergencia, del servicio público de pasajeros o el acceso a edificios públicos en horario de funcionamiento de esas dependencias.

Para retirar las máquinas incautadas los propietarios tendrán que llegar a la Dirección de Tránsito con documento de identidad y licencia de conducir habilitante, tarjeta de identificación vehicular o acreditar su posesión legítima. Tendrán que presentarse en esas circunstancias con el casco; y en caso de ser necesario proceder a la reparación de los defectos del vehículo en el sitio donde esté depositado, en forma personal o con un mecánico autorizado por el propietario.

Naturalmente el infractor deberá abonar gastos de traslado, guarda y estadía, los cuales se determinan en unidades fijas que equivalen al precio de venta al público de un litro de nafta especial, y obviamente se pagará con dinero en efectivo.

El plazo máximo de retención será de un año, y en caso de vehículos que permanezcan en depósito por más tiempo serán puestos a disposición del Departamento Ejecutivo que tomará entonces las medidas que estime conducentes.

La nueva ordenanza también prevé que el Departamento Ejecutivo realizará una amplia campaña de difusión de sus alcances.

Decibelímetros.

Rodolfo Fiks, titular de Tránsito de la municipalidad, señaló que en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) están para ser homologados dos decibelímetros y dos aparatos de control de alcoholemia, como asimismo la dependencia ya tiene para utilizar dos radares que son de la Dirección de Transporte de la provincia.

En cuanto ese trámite se produzca, que podría ser la semana próxima, se intensificarán los controles y comenzarán operativos "más duros", por lo que los conductores están avisados que si no se manejan dentro de las disposiciones vigentes van a tener problemas.

Lo cierto es que el municipio parece estar convencido que hay que empezar a poner "los puntos sobre las íes", y comenzar con una campaña intensiva que lleve a que los propios conductores de autos y motos empiecen a autocontrolarse.

Todo estaría dado para que de manera progresiva y a partir de ese accionar más intenso que se dará desde los próximos días, Santa Rosa empiece a ser, desde el punto de vista del tránsito, una ciudad un poco más ordenada y consecuentemente más segura. Claro que no sólo dependerá de las autoridades municipales, sino también de los propios santarroseños.

Comentá la nota