Una iniciativa de trabajo y solidaridad mueve multitudes en torno al Divino Niño

Lucía Arce de Rojas es una mujer humilde, pero con una inmensa fe en Dios y el Divino Niño, al punto que su historia trasciende lo cotidiano para convertirse en un ejemplo de vida solidaria hacia los demás, un profundo amor al prójimo y un incansable espíritu de trabajo y cariño hacia los niños.
Ayer, desde muy temprano comenzó en predios de la pista La Colonia un homenaje al Divino Niño Jesús, por quien se preparó chocolate para los niños, y más tarde, al mediodía, un almuerzo donde el asado a la estaca fue lo previo a una inmensa torta para darles alegría y felicidad a cientos de niños presentes, que asistieron en familia.

"Hace veinte años que el Divino Niño se viene propagando en mi casa, en el barrio San Antonio, y tengo un amor tan grande por los que menos pueden y le tengo a Dios, le tengo a la gente que me apoya y que me ayuda, y se puede decir que tengo a todos, los sacerdotes, los políticos, los que sean mis hermanos en Cristo porque Él murió en la cruz por el pecado del mundo y nosotros no tenemos esa unión y en esto lo que estoy tratando de hacer es que nos unamos, que podamos enseñarle a nuestros hijos lo que era antes, y así para mí no hay pobre, rico, porque todos son mis hermanos porque hago estas cosas con mucho amor", enfatizó Lucy.

"He trabajado un año para que esto salga así, y lo que más quiero es que el mundo practique la hermandad. No soy una persona de cultura, soy analfabeta, pero le tengo a Dios y por tenerle también hay gente que me ayuda para tenerle felices a estos inocentes, los más chicos", valoró.

"Nadie es más ni menos que nadie, no hay jerarquías ni nada, todos somos hermanos todos tenemos que ayudarnos, porque Cristo lo que más quiere es que estemos juntos. Van a ser 20 años, que estos cuatro o cinco animales (vaquillonas, terneros), se vienen preparando para la gente, no dejo ninguna parte para mí, y así dejo mi familia, mi hogar, mis vecinos, porque también me ayuda un gran hombre que tengo a mi lado, y tengo a Dios, lo principal", explicó la protagonista de esta historia.

"Amigo y amiga no porque no hay, sino Jesús que nunca falla y a través de Jesús, a la gente que me ayuda y que me apoya con sinceridad".

Dos décadas

Sobre el tiempo que lleva ya esta historia de solidaridad, religiosidad y amor a los niños, sostuvo: "Hace 20 años realizamos esto, pero no porque quise, sino por los testimonios y gracias a eso que es nuestro oratorio, no es una capilla, donde nos juntamos a predicar la palabra de Dios. Todas las cosas que están a mi alcance, tengo 300 libros, para compartir con mis hermanos, los pongo a disposición de ellos para que vuelvan a la iglesia. Ayudar a los sacerdotes, ayudar a los médicos, ayudarnos a nosotros mismos, ayudar a los políticos, rezar por ellos porque como hermanos los criticamos y por eso estamos todos mal. Somos malos, nadie debería creerse algo, porque así no creemos que Dios está", señaló.

"Soy quien envía a la gente, a todos los que vienen al oratorio, más de 300 personas, y allí en el oratorio les dijo a la gente que tienen que ir a la misa, no a mirar al sacerdote sino a escuchar la palabra, hay que escuchar lo que dice el sacerdote porque ellos son elegidos por Dios", indicó.

Aclaraciones

Sobre lo que hace, Lucy además dijo: "También hay gente que habla mal de mí, me dicen curandera, y para mí no hay ni curandero ni curandera, simplemente le hago una oración, se mejora y luego tiene que ir a la iglesia para agradecer, ese es mi trabajo, pero nadie sabía mucho porque nunca quisimos decirlo. Y por todo no cobro ningún centavo, sólo voy trabajando todo el año para este homenaje al Divino Niño, para compartir lo que hay todos juntos, es que a todos los quiero por igual. Todo no lo hago sola, lo hacemos en conjunto y no guardo nada para mí, porque mi compromiso es con Dios, para con mis hermanos, a los que les digo después de que le rezo, que vaya al doctor si tiene que ir, que vaya a la iglesia, porque para mí no hay gente mala, ni los políticos, porque a todos los quiero por igual", indicó por último.

Comentá la nota